Ir al contenido principal

¿Cómo es tu sapo favorito?


¿Cansada de desengaños amorosos? Tal vez eres adicta a algún tipo de relación que te hace sufrir.

cómo son los sapos de los que se enamoran las mujeres

Esos sapos de los que tienes que huir

No sé si eres adicta a las novelas o las comedias románticas. Y si así fuese, tampoco sé si las lees por entretenimiento y evasión, sabiendo que no tienen nada que ver con la realidad, o estás convencida de que los príncipes azules existen y que algún día tropezarás con el tuyo.

Lo que sí puede asegurarte es que los personajes que componen la lista que encontrarás unas líneas más abajo no son los hombres ideales que tú imaginas, aunque muchos de ellos podrían ser protagonistas de las novelas rosas. Antes de dejarte seducir por alguno de los diez tipos que distingue Liliana Morelli en su libro El príncipe se convirtió en sapo, presta atención y convéncete de que los príncipes azules no existen: 

➤ El valiente: se siente épico y aventurero, pero carece de recursos para asumir una mínima responsabilidad como cabeza de familia. Si te va el papel de niñera, este es tu chico. 
➤ El faraón: con sus aires de grandeza y sus propuestas de montar negocios sin saber cómo puede arrastrarte a la ruina, especialmente si anhelas poder y posición social. 
➤ El torturado: el futuro no le preocupa, es incapaz de hacer planes y de asumir compromisos. 
➤ El veleta: es un infiel crónico, mira descaradamente a todas las mujeres, es capaz de tener deslices frecuentes o de mantener una relación paralela de larga duración. 
➤ El mágico: tiene el feo vicio de mentir e inventar historias hasta hipnotizarte. Utiliza la manipulación y los argumentos confusos para no hacerse cargo de nada. 
➤ El vehemente: te adjudica a ti todo lo que va mal. Te controla y persigue. Se trata del celoso patológico. 
➤ El niño: caprichoso, egocéntrico e inmaduro. No soporta que lo desplace ni su propio hijo. Por supuesto, espera que seas su mamá adoptiva. 
➤ El que lleva anillo: jura que te ama, pero nunca romperá su matrimonio. Te dirá que no se separa por sus hijos, por no hacer daño a la familia o cualquier otra excusa. 
➤ El revolucionario: creíste que era el rebelde que derrotaría el sistema establecido y lucharía por los marginados, pero, ¡oh, sorpresa!, se ha transformado en el burgués que ahora tienes a tu lado. 
➤ El ocurrente: parecía “el alma de la fiesta”, tan gracioso y locuaz, siempre tan divertido... ¿Cómo diablos se ha vuelto el ser más rutinario y aburrido de la Tierra? 

Carmen, Gloria, Marina y Carla son las protagonistas de LA AVENTURA DE SER UNA SINGLE, mujeres que intentan disfrutar de la soltería mientras se curan de su adicción a los sapos disfrazados de príncipes. ¿Lo conseguirán? El libro mezcla el relato de las cuatro chicas con artículos prácticos sobre las relaciones amorosas. 

descargar guía para solteras La aventura de ser una single, de Sonsoles Fuentes

También te pueden interesar estos artículos sobre los singles, las rupturas y el amor:

Comentarios

Lo más visto

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Cómo se tocan las mujeres

Masturbación femenina: cuando el placer te lo regalas tú misma Has leído bien: «se tocan» es la expresión que he elegido esta vez para referirme a la masturbación porque es la que he oído con más frecuencia en películas y series para referirse a la masturbación femenina. Será que suena más sugerente que el tecnicismo «masturbación», sin llegar a sonar ordinaria, no sé. Desde luego, sigue siendo un asunto más tabú que la masturbación masculina, y eso que la practican todas las mujeres que me han escrito relatando sus experiencia sexuales, tengan pareja o no la tengan.
Aquí dejo un ejemplo:
«Y mientras llega el amante ideal no estoy a dos velas —¡precisamente!—, porque mi cuerpo me pertenece y si alguien lo conoce bien soy yo. No tener pareja no forzosamente implica no tener sexualidad. He aprendido a explorar por mí misma el territorio —bueno, aprendí hace tantos años que ni me acuerdo— y con imaginación e ingenio la verdad es que me lo paso en grande. 
Esto es muy íntimo, pero si me gu…

Volver a casa de tus padres después de una separación

La ruptura de la pareja es una de las situaciones más amargas que motivan el regreso a casa de los padres. Y también la más frecuente.

El gran reto del padre separado y la segunda esposa

Cuando el hombre divorciado tuvo hijos del primer matrimonio, casi siempre necesita adaptarse a la triste sensación de pérdida. ¿Es posible ponerse firme cuando la firmeza es necesaria?