Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

Háblame sucio (II parte)

Hace unos días compartía en el blog el artículo publicado en la revista Sexologies sobre la práctica del dirty talk (aquí). En esta nueva entrada rescato una parte que complementa el artículo con algunas sugerencias para quienes deseen probar este juego erótico: el hablar sucio.

La ira: ¿sabes cómo controlarla?

Las dificultades para controlar la ira o la rabia pueden producir enfermedades en la persona iracunda y un profundo malestar en sus entorno. Estos son algunos consejos para ponerle freno.

Háblame sucio... amor mío

Gemidos, susurros, gritos… es la acústica del sexo, la melodía de la pasión, indicadora de cuánto se desea al otro y de lo satisfactorio del encuentro. Los más atrevidos recurren a frases picantes, palabras obscenas y, si gusta, a los insultos. Todo vale cuando los implicados están de acuerdo en los ingredientes que van a utilizar para intensificar el placer. Es lo que se llama Dirty Talk, en español: “Hablar sucio”.