Ir al contenido principal

Entradas

Qué difícil es ser yo misma

Siempre me pregunté qué fue de Sandy, aquella chica que dejó de ser ella misma, la adolescente que se vestía de niña buena para gustar a sus padres y se transformó en la chica adecuada para el malote de Danny Zuko.
Entradas recientes

Gracia gaditana, mi lengua materna

Mi madre hablaba un idioma universal. Fíjate si era universal que hasta unas jovencitas japonesas que conocimos en Roma fueron capaces de comprenderla.

Esta escritora quiere aprender a envejecer y ser actriz

Que le den un premio Goya a la mejor actriz revelación a una mujer de más de 80 años da mucha esperanza. Al menos a mí.

Cómo recuperar la ilusión en la pareja

Mantener encendida la pasión a lo largo del tiempo es uno de los anhelos de casi todas las parejas. Aquí respondo a algunas preguntas sobre el asunto.

Testimonio de una mujer infiel

Dice que le encanta provocar. Cometió la primera infidelidad antes de casarse. Y continúa teniendo sus aventuras. Estas son las confidencias de una mujer infiel. 

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

¿Serás tú la persona que convertiré en personaje?

Un día de estos, estaré desayunando en un bar, te sentarás en la mesa de al lado y acabarás en una de mis novelas.


Cada vez que publico una novela aparece alguien que se pasa de listo y da por seguro que la protagonista del libro o una de ellas soy yo. 
Casi todos los personajes que invento tiene alguna característica mía: Fani se muerde las pieles de los dedos como me las muerdo yo, a Ana le cuesta decir «te quiero» como me cuesta a mí… pero ninguno de esos personajes soy yo. Ni siquiera la Gloria de Como la seda que, al igual que yo, se emparejó con un hombre divorciado. 
Una escritora tiene que insuflar vida a un personaje y para ello necesita un barro con el que modelarlo. Y ese barro suele ser una persona real. Qué pobres serían las historias que escribimos si todos lo que las protagonizan se comportaran, se movieran y se expresaran como sus autores.  ¿Serás tú un personaje de mi novela? Durante años me crucé a menudo en el barrio donde vivo con una mujer a la que calculo más de 6…