Ir al contenido principal

¿Cómo es tu sapo favorito?


¿Cansada de desengaños amorosos? Tal vez eres adicta a algún tipo de relación que te hace sufrir.

¿Cómo es tu sapo favorito?

No sé si eres adicta a las novelas o las comedias románticas. Y si así fuese, tampoco sé si las lees por entretenimiento y evasión, sabiendo que no tienen nada que ver con la realidad, o estás convencida de que los príncipes azules existen y que algún día tropezarás con el tuyo.

Lo que sí puede asegurarte es que los personajes que componen la lista que encontrarás unas líneas más abajo no son los hombres ideales que tú imaginas, aunque muchos de ellos podrían ser protagonistas de las novelas rosas. Antes de dejarte seducir por alguno de los diez tipos que distingue Liliana Morelli en su libro El príncipe se convirtió en sapo, presta atención y convéncete de que los príncipes azules no existen: 

El valiente: se siente épico y aventurero, pero carece de recursos para asumir una mínima responsabilidad como cabeza de familia. Si te va el papel de niñera, este es tu chico. 
El faraón: con sus aires de grandeza y sus propuestas de montar negocios sin saber cómo puede arrastrarte a la ruina, especialmente si anhelas poder y posición social. 
El torturado: el futuro no le preocupa, es incapaz de hacer planes y de asumir compromisos. 
El veleta: es un infiel crónico, mira descaradamente a todas las mujeres, es capaz de tener deslices frecuentes o de mantener una relación paralela de larga duración. 
El mágico: tiene el feo vicio de mentir e inventar historias hasta hipnotizarte. Utiliza la manipulación y los argumentos confusos para no hacerse cargo de nada. 
El vehemente: te adjudica a ti todo lo que va mal. Te controla y persigue. Se trata del celoso patológico. 
El niño: caprichoso, egocéntrico e inmaduro. No soporta que lo desplace ni su propio hijo. Por supuesto, espera que seas su mamá adoptiva. 
El que lleva anillo: jura que te ama, pero nunca romperá su matrimonio. Te dirá que no se separa por sus hijos, por no hacer daño a la familia o cualquier otra excusa. 
El revolucionario: creíste que era el rebelde que derrotaría el sistema establecido y lucharía por los marginados, pero, ¡oh, sorpresa!, se ha transformado en el burgués que ahora tienes a tu lado. 
El ocurrente: parecía “el alma de la fiesta”, tan gracioso y locuaz, siempre tan divertido... ¿Cómo diablos se ha vuelto el ser más rutinario y aburrido de la Tierra? 

Carmen, Gloria, Marina y Carla son las protagonistas de LA AVENTURA DE SER UNA SINGLE, mujeres que intentan disfrutar de la soltería mientras se curan de su adicción a los sapos disfrazados de príncipes. ¿Lo conseguirán? El libro mezcla el relato de las cuatro chicas con artículos prácticos sobre las relaciones amorosas. Para comprarlo sólo tienes que hacer clic en esta imagen:

También te pueden interesar estos artículos sobre los singles, las rupturas y el amor:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…