Ir al contenido principal

Demos la bienvenida al pene

A juzgar por las respuestas recibidas que ha dado lugar a Lo que de verdad nos pone, desde que las mujeres nos hemos hecho dueñas de nuestra sexualidad, también hemos derribado unas cuantas barreras que nos impedían disfrutar de ella plenamente.

En esta ocasión quiero mencionar un par de ellas que están relacionadas con el miembro viril. Por un lado, se acabó lo de ver la penetración como una invasión agresiva de nuestro cuerpo. Así lo percibía en la década de los 70 un sector del movimiento feminista, al que debemos muchos logros, pero que también ha cometido sus errores. Ahora las mujeres están más que dispuestas a acoger al pene con un afectuoso abrazo vaginal.

La otra cortapisa a la que hemos dado una patada es esa estupidez que largó Freud —sí, he dicho “estupidez” refiriéndome a las ideas freudianas, aún a riesgo de que quieran mandarme a la hoguera— sobre la “envidia del pene” que, según él, sentíamos las mujeres. De lo que tenemos envidia, y motivos no nos faltan, es de que los varones tengan más facilidades que el elemento femenino para ascender en una empresa y que, al mismo tiempo, asuman menos responsabilidades en el ámbito familiar sin ningún complejo de culpa. ¿Pero del pene…? Ellos sí que aseguran sentir envidia de nuestros intensos y múltiples orgasmos, sin importarnos si proceden de la estimulación directa del glande clitoriano o de la fricción en las paredes vaginales.

Muchas mujeres confiesan que adoran el miembro que les proporciona placer, símbolo de fuerza y virilidad. Algunas comentan que el “grosor”, al menos, sí que importa. De todos modos, sugiero al hombre que quiera hacer un regalito a la pareja, que no se empeñe en llevarle el aparato más grande que encuentre en el sex-shop y que si desean regalar un dildo, lo mejor es que lo escoja ella, que es quien va a introducírselo, aunque sea algo a compartir, como buenos compañeros de cama.

Comentarios

  1. Ahora que lo comentas, estoy deacuerdo contigo con respecto a las famosas envidias que supuestamente la mujer tiene en el hombre, pero, y el hombre, ¿no envidia nada de la mujer? yo creo que lo que el hombre envidia de la mujer no seria su vajina; sinó los pechos, ya que estan obsesinados con ellos, que si los tiene mas grandes, más pequeños, ,más arriba, más abajo,de silicona...,y es que siempre se les van los ojos al pecho de la mujer. y no creo que sea porque de bebés tomaban leche materna através de los pechos de la madre.....(loly)

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu blog, te he linkeado en el mío. Besitos

    ResponderEliminar
  3. Se me olvidaba! Creo que no hay que plantearse lo que ellos envidian o dejan de envidiar, porque ellos tampoco lo hacen, ni caen en ello. Besitos

    ResponderEliminar
  4. Hola, chicas! Acabo de regresar de Madrid (ando un poco liada con las entrevistas sobre el libro), y me encuentro con vuestros comentarios. Gracias por "conversar" conmigo, creo que es la mejor manera de pensar y reflexionar.
    Tan solo comentar que no se puede hablar de los hombres como si todos pensaran y actuaran igual, del mismo modo que no todas las mujeres somos iguales (ni todas somos maduras ni todas somos histéricas, etc.). En las respuestas recibidas para elaborar este estudio, muchos hombres dicen estar convencidos de que las mujeres que disfrutan de su sexualidad, lo hacen con mayor intensidad que ellos.
    Lo bonito es que la situación ha evolucionado para mejorar con respecto a generaciones anteriores, para quienes que una mujer que se lo pasara bien en la cama sólo podía ser una mujer mala. Ahora son muchísimos los que disfrutan cuando logran que una mujer alcance el clímax.
    Besos,

    Sonsoles

    ResponderEliminar
  5. ummm mira solo por el hecho de que no te guste( no les guste) algo no quiere decir que no sea cierto. Me refiero a que solo porque algo no te parece simplemente ese algo no exista. Con mi hermana lesbiana y psicoanalista hemos discutido mucho estas cosas y hemos llegado a la conclusión de que la envidia del pene si existe.

    Segundo, debes leer mejor a freud y entender toda su teoria, y no tomar las cosas por separado. La envidia del pene no se puede entender sin entender el complejo de edipo, el de electra, y el papel de la ley y del placer en el niño y niña.

    Sobre la obceción de los hombres con los pechos, freud lo abordo en lo que el denomino la fase oral, repito para criticar algo lean bien algo. Ese es un error muy tipico de las mujeres porque algo lo toman como machista prefieren no entenderlo, se cierran a ello sin entender de que en realidad se esta hablando.

    ResponderEliminar
  6. Estoy de acuerdo en que el grosor sí importa, es agradable sentir algo, creo que el tamañao también es importante, pero no tanto , con una Generic Viagra podemos arreglar el problemita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El secreto de la inmortalidad

Cuando escribo estas líneas acabo de pasar el primer Día de la Madre sin mi madre. Un día, a partir de ahora, que me hará recordar qué era tener una madre, un día para avivar su recuerdo, y para darme cuenta de que a una madre como ella nunca la pierdes del todo.

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

La irresistible atracción de los malos

Ella no pudo resistirse, no porque ellos usaran la fuerza o porque fuese presa del terror, qué va. Aquellos tipos estaban tan buenorros, que para cualquier mujer eran de un atractivo irresistible.