Ir al contenido principal

¿Qué hay de nuevo? El Kama Sutra


Pues sí. Si en materia sexual hay algo que se conserve como el primer día es el Kama Sutra. Nacido en el siglo III de nuestra era, siempre es nuevo, siempre es moderno, siempre vale la pena descubrirlo o redescubrirlo. Quizás por ello artistas contemporáneos, como Sergio Mora, se atreven a reinterpretarlo.

Este fin de semana me he acercado a la Galería Iguapop (calle Comerç, 15, en Barcelona) para contemplar su obra. Por cierto, que le he preguntado por qué razón ha dibujado al pene como un personaje por sí mismo, despegado del cuerpo que suele acompañarle, y no ha hecho otro tanto con los genitales femeninos. El artista reconoce la dificultad de plasmar una vulva como figura con vida propia, puesto que el miembro masculino sobresale del cuerpo, y no sucede lo mismo con lo que hay en nuestra entrepierna. Sí, Sergio, ese es uno de los motivos por el que las mujeres mantenemos una conflictiva relación con nuestros bajos, especialmente si nadie nos ha enseñado a pillar un espejito y adoptar las posturas adecuadas para vérnoslo: “Niña, no te toques ahí, que está sucio y huele mal”. Si para nosotras es casi un secreto, para vosotros aún más, no creas que no lo entiendo. Y así es como me ha parecido que lo has visto en tu obra.

Volvamos al Kama Sutra. El texto del sabio Vatsyayana va más allá de una propuesta de posturas acrobáticas, y a menudo ridículas. Se centra en las relaciones interpersonales y entiende la sexualidad como una faceta esencial de la vida humana. Para el Kama Sutra el cuerpo de una mujer desnuda es sagrado porque despierta el deseo, al contrario que la tradición judeo-cristiana, que lo interpreta como una invitación al pecado. El Kama Sutra nos enseña a vivir la experiencia erótica a través de todos los sentidos, de la música y de las artes, para que ambos, hombres y mujeres, disfruten por igual en esa entrega. Por eso me parece moderno.

Quizás tenga que ponerse de moda en el país donde nació, ahora que ciertos sectores de la India se rasgan las vestiduras por el beso de Richard Gere a una actriz hindú. “Acto obsceno” le han llamado. ¿Se habrán convertido al cristianismo?

Comentarios

  1. I found this site using [url=http://google.com]google.com[/url] And i want to thank you for your work. You have done really very good site. Great work, great site! Thank you!

    Sorry for offtopic

    ResponderEliminar
  2. El acto de la relación sexual de un esposo con su esposa, es lo más sagrado y hermoso que puede ocurrir y nunca debe ser traicionado por otra persona (fornicación o adulterio) para garantizar la felicidad eterna sabiendo que el ser amado que nos acompaña durante la vida física, será el que nos va a compañar por la eternidad en la vida espiritual debemos ser honestos y amar con ese amor que solo puede ser de un hombre el que tiene una sola compañera de vida y la mujer que solo tiene a su único compañero de vida

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…