Ir al contenido principal

Disciplina positiva: cuando el padre también educa

Es más cariñoso y comprensivo. El padre de hoy ha aprendido a dar y recibir afecto. ¿Su asignatura pendiente?: cómo educar sin ser autoritario. 
Disciplina positiva: Cómo educar a tus hijos con cariño y firmeza

Cómo impartir disciplina con cariño y firmeza

Las generaciones anteriores quisieron romper con un modelo de paternidad que imponía disciplina a través del bofetón y el castigo. Y también con la imagen de ese padre siempre ausente, ese con el que la madre siempre metía miedo: «Uy, cuando venga tu padre ya verás, ya, cuando se entere de lo que has hecho».

Ahora necesitamos acabar con el modelo de padre que pretende actuar como amigo del hijo, el que sobreprotege y no sabe cómo poner límites al hijo consentido, mientras la madre se cansa de ser 'la mala' de la película. 

Recuerdo a más de uno de mi generación que, al saber que esperaban un hijo, aseguraba con orgullo que trataría a su hijo como a un amigo y se iría con él de fiestuqui. 

Si ese hijo tiene a sus amigos y el padre se comporta como otro amigo, ¿quién hará del padre que necesita?

En fin, tarde o temprano se impone la realidad y el padre comprueba que aquello no era más que una fantasía inalcanzable.

Ser un buen padre no consiste sólo en ofrecer mimos y caricias, también es necesario fijar límites a las conductas incontroladas de los niños y no ceder a todos sus caprichos para no aguantar las rabietas. 

Un padre demasiado permisivo convertirá a sus hijos en seres manipuladores. En cambio, los niños admiran a los padres que se muestran firmes, pero justos. Cuando el progenitor imparte disciplina sin dejar de ser afectuoso y enseñando al mismo tiempo, el hijo aprende a ser responsable y estará preparado para enfrentarse al mundo real

Cómo implicarte en la educación de tus hijos sin ser un padre autoritario

¿Cómo educar a tu hijo sin ser un padre autoritario?

El doctor Aaron Hass, a quien ya mencioné al escribir sobre la figura del nuevo padre, propone una estrategia disciplinaria basada en las consecuencias. El padre debe enseñar al hijo que un mal comportamiento arrastra consecuencias dañinas. El padre que sigue esta estrategia debe: 

➤ Fijar reglas realistas. 

➤ Expresar calidez y afecto sin ser demasiado permisivo. 

➤ Admitir errores. El niño que sabe que nadie es perfecto, ni siquiera sus padres, no caerá en la frustración al primer tropezón. 

➤ Explicar los motivos de sus decisiones. 

➤ Definir con claridad los límites a los hijos: las expresiones del tipo “sé bueno” son demasiado ambiguas. 

➤ Ser estimulador: El niño que continuamente es criticado por todo lo que hace sin recibir elogios por sus logros acaba pensando que jamás podrá complacer al padre. Pero tampoco es bueno alabar tan sólo los éxitos alcanzados, es importante valorar el esfuerzo que el niño realiza. 

➤ No ser demasiado crítico, ni quitar importancia a las cosas, ni impacientarse. 

➤ Adaptar sus expectativas a las habilidades crecientes del hijo y no empecinarse en que sea el perfecto abogado o un virtuoso del violín, porque ese es el sueño de su progenitor. 

➤ Ser sensible a las necesidades particulares del hijo. 

➤ Hacer contratos con el hijo utilizando términos específicos: «cuando termines los deberes podrás llamar a tu amiga por teléfono»,... 

➤ Expresar los sentimientos propios para que el hijo aprenda que los suyos no son los únicos que importan. 

Tal vez, algún día, pasada la adolescencia, tu hijo se encuentre ante una situación complicada y buscará una salida haciéndose una pregunta: «¿Qué haría mi padre para resolverlo?». Y esa etapa, ese modelo de relación, enorgullece más que convertirse en amigo de tu hijo, ¿no te parece?

descargar Soy madre, trabajo y me siento culpable de Sonsoles Fuentes

También te pueden interesar: 

Comentarios

Lo más visto

Mirada copulatoria: La mirada del deseo

Miradas de deseo, miradas que derriten, miradas penetrantes… Aparta los ojos del móvil y descubre la mirada copulatoria.

Cuando las mujeres idealizamos a los hombres: entrevista a Liliana Morelli

Les pasa a las mujeres inteligentes y equilibradas, a las buenas profesionales que ocupan altos cargos, a mujeres atractivas, fuertes y valientes. Sí, cualquiera de ellas puede confundir a un sapo con el amor de su vida.

Volver a casa de tus padres después de una separación

La ruptura de la pareja es una de las situaciones más amargas que motivan el regreso a casa de los padres. Y también la más frecuente.

Fantasías masculinas: Transexuales y cuñadas

Durante estos días, las portadas de la prensa deportiva recogen la sensacionalista información sobre la juerga que se había corrido un ex jugador de baloncesto en un burdel antes de caer inconsciente por una supuesta sobredosis de drogas, alcohol y viagras. Traigo a este blog la trágica noticia porque hay ciertos detalles sobre esa fiesta sexual que los medios pintan como “escabrosos” y que, en realidad, forman parte de las fantasías eróticas de muchos hombres, aunque no se traten de los más recurrentes. El ex jugador había solicitado las prestaciones sexuales de un transexual que, además, se parece físicamente a su ex cuñada. Efectivamente, la figura del transexual es una de las que aparecen en las fantasías sexuales de algunos hombres y, hasta el momento, no la he encontrado entre los testimonios de las señoras. Así lo cuenta uno de ellos: «Una fantasía que tengo a veces, y que realmente no sé si me gustaría llegar a hacer real es la siguiente: salgo una noche y estoy en