Ir al contenido principal

El pesado lote de su primer matrimonio


Puede pasar cuando te enamoras de un hombre divorciado: «Estoy desilusionada, triste y defraudada, porque, a pesar de que le amo con locura, no puedo más con todo el pesado lote que ello implica».

Las segundas esposas y el pesado lote de su primer matrimonio

Las segundas esposas y el pesado lote de su primer matrimonio

A mí me preguntan «¿Por qué escribes?» y me echo a temblar. Parece que una tenga que ponerse profunda, y cuando quieres ponerte profunda, con toda seguridad vas a responder una de esas necedades que soltamos los escritores cuando queremos ponernos estupendos. 

Siempre me ha gustado contar historias, contármelas a mí mismas y explicarlas o plasmarlas en un papel. Y como periodista, he preferido conocer los pequeños dramas, indagar en los problemas de la gente corriente a los grandes acontecimientos o las entrevistas a quienes toman las decisiones “importantes”.

Un día puse la mirada en lo que me estaba pasando a mí misma, hablé con otras de esas mujeres que tenían o habían tenido una relación con un hombre separado, y nació ÉL ESTÁ DIVORCIADO. Hace unas semanas me dio por echar un vistazo en los foros de la red y me encontré con esto:


Las segundas esposas y el pesado lote del primer matrimonio

Para la mujer que decide unir su vida a la de un hombre separado, para esa mujer a la que suelen llamar «la segunda» es sumamente difícil manejar el cúmulo de emociones y sentimientos a los que ha de enfrentarse. A menudo se contagiará de la rabia que él siente hacia una ex empeñada en destrozar la unión de la nueva pareja, y esa rabia puede girarse contra el mismo hombre que amas por centrarse en exceso en su proceso de ruptura y dejar de prestar atención a los asuntos que atañen a la nueva relación.

Y qué decir de los sentimientos de celos hacia los hijos del matrimonio acabado; esos celos que se mezclan con el cariño y el dolor que también sientes por el sufrimiento con que esos hijos viven la separación de sus padres y el modo en que ahora se tratan el uno al otro. Probablemente te producirá vergüenza hablar de esos celos. Y si te atreves a hacerlo te arriesgarás a encontrarte ante una reprimenda o con el mohín de rechazo de quien no ha vivido dentro del laberinto en el que ahora estás encerrada. ¡Ay, cómo echas de menos aquellas aventurillas de single de las que tanto te lamentaste!

Los segundos matrimonios han de encajar demasiadas piezas para acomodarse en el seno de una sociedad que aún están aprendiendo a convivir con modelos de familia poco convencionales, pero que, en todo caso, siempre tenderá a ofrecer un apoyo mayor a los hijos de la relación que se rompió y al que se haya en el proceso de separación que a la que viene a implicarse en sus vidas: «Bueno, ya sabías dónde te ibas a meter, ¿no?», suelen decir a la segunda mujer, a la segunda esposa, en cuanto ella intenta desahogarse.

No es la primera vez que me ocurre algo parecido, ya sea por correo electrónico, por un mensaje privado a través de Facebook o porque alguien se acerca tras un charla o conferencia, no es la primera vez que alguien da la respuesta a esa pregunta, que me recuerda, por qué escribí, por qué me esforcé en volcar mi propia experiencia en un libro, por qué se somete una a la tarea dolorosa de plasmar en un papel lo que tanto le afecta. Y cuando eso sucede, descubres que si puedes ofrecer un momento de calma a una persona que necesita sentirse comprendida, valió la pena.

Puedes conocer otra opinión sobre ÉL ESTÁ DIVORCIADO y las segundas esposas aquí.

Y también la novela COMO LA SEDA tiene como protagonista a una mujer en esas circunstancias.

descargar novela Como la seda de Sonsoles Fuentes

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…