Ir al contenido principal

'Encuentros en una agencia matrimonial': lanzamiento en digital

¿Puede presentarte una agencia matrimonial al amor de tu vida? Los protagonistas de Encuentros en una agencia matrimonial respondieron que sí.

publicación libro Encuentros en una agencia matirmonial, doce relatos de historias románticas

Cuando hace unos años conté a mis colegas periodistas que estaba escribiendo un libro sobre parejas que se habían conocido en una agencia matrimonial, dieron por hecho que los entrevistados no podían ser personas muy interesantes, porque si lo fueran, tendrían atractivo suficiente para encontrar pareja sin ayuda de una casamentera. 

Prejuicios. Como siempre. 

Confieso que yo también era de los que pensaban de ese modo, hasta que conocí a los clientes de SamSara. Personas que me contaron auténticas historias de amor que enseguida, mientras las escuchaba, inspiraron estos relatos. Historias románticas que no suelen explicar ni a sus amigos y que confesaron después de prometerles que no revelaría sus identidades

No podía imaginar que las historias que iban a contarme fueran motivo de inspiración para unos relatos como los que después escribí. Años más tarde recordaría a uno de los hombres que entrevisté para crear el personaje de Ángel Gaya, el inspector de Heridas ocultas

El libro Encuentros en una agencia matrimonial fue publicado bajo el sello DeBolsillo y pronto nos llamaron de emisoras de radio, programas de televisión, revistas y diarios para entrevistar a la directora de la agencia SamSara, Maria del Carme Banús, y a mí como autora del libro. 

Eran otros tiempos. Los millennials no habían alcanzado la mayoría de edad, y las aplicaciones de citas aún no habían llegado a nuestras vidas. Ni siquiera teníamos smartphones ni redes sociales. Tan solo los chats y foros de Internet servían para mantener alguna relación virtual que más tarde se podía materializar o no. 

¿Por qué lanzar ahora una edición en digital de este libro? ¿Qué sentido tiene conocer el funcionamiento de las agencias matrimoniales en la era de las citas por aplicaciones de tu teléfono móvil? Porque hay gente muy decepcionada. Gente que ha descubierto que el algoritmo se equivoca, que los perfiles de las apps de citas están llenos de falsedades, y que detrás de esos perfiles hay personas que ni siquiera se presentan en el lugar acordado. Gente que está cansada de recibir y enviar emojis, que prefiere mirarse a los ojos y guardar el móvil, que quieren la sonrisa espontánea y no la de una pose de Instagram. 

¿Por qué no probar con el viejo método de la Celestina? Así, después de una crisis que coincidió con la económica, han resurgido las agencias matrimoniales, y ha llegado el momento de recuperar estas historias románticas de citas a ciegas sin una relación virtual previa. 

El texto que publico a continuación es el prólogo que acompañó a la edición impresa de Encuentros en una agencia matrimonial, escrito por Maria del Carme Banús, directora de SamSara: 

El camino más corto para encontrar pareja

La idea de escribir este libro nació al darme cuenta del interés y la curiosidad que se crea a mi alrededor cuando me preguntan por mi profesión: soy directora de una agencia matrimonial. Ciertamente, mi actividad es bastante innovadora y poco conocida, la pregunta más recurrente de cuantas me hacen es: 
¿Qué tipo de personas acuden a una agencia matrimonial? 
Parece que en la calle abunda la idea de que las personas que acuden a un centro como el que dirijo son «especiales» en el sentido más peyorativo del termino: bajitas, feas, tímidas y sin habilidades sociales. Sin embargo, esto no es así, sino todo lo contrario. 

Según nuestras estadísticas, el perfil medio de nuestros clientes está formado por personas de edades comprendidas entre 33 y 60 años, con diplomatura o licenciatura universitaria, un nivel de ingresos medio-alto/alto y una personalidad muy atractiva. Se trata de personas ocupadas, que no quieren perder su tiempo trasnochando y bebiendo solo por si el azar les depara un encuentro con la persona de su vida

Como opción más realista confían esta labor al profesional. 

Desde el puesto que ocupo y después de conocer a tantísimos clientes, no dejo de hacerme una pregunta: ¿cómo es posible que exista tanta diferencia entre la imagen que se tiene de nosotros y la realidad? 

Ya sé que nadie ha sido educado para encontrar pareja en una agencia matrimonial, pero también sé que a ninguno de los que rondamos la mediana edad se nos educó para manejar un ordenador o un móvil, y sin embargo los utilizamos sin hacernos grandes planteamientos filosóficos al respecto. 

Soy consciente de que el tema que nos ocupa es diferente, aquí estamos hablando del AMOR con mayúsculas. De ese sentimiento que por si solo encierra lo más sublime del alma humana. El Amor lo entendemos conectado con los dioses: Cupido, Afrodita o Venus... mitología, romanticismo, azar, destino, pasión. ¿Que papel tiene aquí una agencia matrimonial? Nuestra labor es realizar con rigor, seriedad y profesionalidad presentaciones personalizadas con personas libres, compatibles entre ellas y con un mismo nivel de intereses. Los dioses, el destino o como se lo quiera llamar funcionan igual, nosotros hacemos las presentaciones, ellos se gustan o no se gustan, se enamoran o no se enamoran, viven una gran pasión o solo una amistad, deciden casarse o vivir juntos, tener hijos o no tenerlos... 

Después, a los familiares y amigos suelen decirles que se han conocido en una discoteca o que les ha presentado un amigo y la agencia se convierte en un secreto compartido. 

En una sociedad donde vivimos tan desconectados los unos de los otros y donde a veces es tan difícil conocer a personas afines, nuestra función es cada vez más importante. Así nos lo constata la gran cantidad de personas que se interesan por nuestros servicios y que, después de conocernos, nos honran con su confianza. 

Estos relatos son las historias personales, a veces un poco cambiadas para respetar el anonimato, de algunas de las parejas que se han conocido a través de nuestra agencia. 

Tanto Sonsoles como yo queremos agradecer muy sinceramente a estos protagonistas, anónimos algunos, pero reales todos, el tiempo que nos han dedicado, su sinceridad y que hayan querido compartir con nosotras y con ustedes la historia de su relación

También me gustaría dar las gracias a todas las personas que a lo largo de todos estos años se han inscrito en nuestra agencia, que han optado por dar un paso «extra» para encontrar pareja estable y ser felices. 

Muchas gracias a todos los amigos y amigas que me han apoyado y ayudado en mi sueño de ser “el camino más corto para encontrar pareja estable”, sobre todo a mis colaboradoras más directas, Eva Larraz y Núria Vila, sin cuya gran profesionalidad SamSara no sería lo que es hoy en día. Gracias también a Sonsoles Fuentes, una gran escritora y una gran amiga que acogió esta idea con mucho entusiasmo, y gracias a usted que en estos momentos se dispone a leer este libro. Espero que le guste y que le aporte una nueva perspectiva sobre esta forma diferente de relacionarse. 

Maria del Carme Banús, Directora de SamSara


aquí puedes descargar el ebook Encuentros en una agencia matrimonial, de Sonsoles Fuentes

También te puede interesar: 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Hablan las segundas esposas

Cuando escribes libros de no ficción, de esos que en algunas librerías colocan en la sección “autoayuda”, no hay nada que te haga venir más arriba que las críticas y mensajes de personas como estas segundas esposas, gente que aprendió a afrontar las adversidades. 

El gran reto del padre separado y la segunda esposa

Cuando el hombre divorciado tuvo hijos del primer matrimonio, casi siempre necesita adaptarse a la triste sensación de pérdida. ¿Es posible ponerse firme cuando la firmeza es necesaria?