Ir al contenido principal

Y bésame, y bésame, y bésame... con placer

La revista Glamour me pidió que formara parte de su gabinete de «expertos» (¡glups!) para responder sobre algunas cuestiones que comienzan por B. Aquí os dejo sus preguntas y mis respuestas sobre el placer de besar.

consejos para que la experiencia del beso sea placentera

Besos lentos y suaves

Así los expone una licenciada en periodismo de 38 años:

«Me encantan los besos lentos, suaves y a conciencia, con o sin lengua, tipo a los de las películas (la mayoría). También priorizo que sea delicado y suave haciendo el amor aunque no me importa que en el clímax se vuelva un poco salvaje».

Y así lo cuenta una administrativa de 31:

«A mí lo que más me gusta es que me besen. Me encantan los besos por todas partes. Lo principal es que te besen en la boca, por supuesto, y bien (no todos saben hacerlo, aunque ellos crean que sí). Los besos largos, muy húmedos, que las lenguas empiecen apenas rozándose y poco a poco se enlacen hasta acabar frotándose la una con la otra, casi unidas».

Los labios son una región de alta sensibilidad. De hecho, toda la boca tiene características similares a los genitales por su tipo de piel y su humedad.

Para dar besos prolongados, profundos y estimulantes, es fundamental que aprendamos a relajar los músculos faciales. Se puede probar a recorrer suavemente con la lengua los labios del amante y lamer la zona interior sin brusquedad, como si pintáramos con un pincel, a veces con largas pinceladas, otras con pequeños toques. Otra sugerencia: sujetar con nuestros labios uno de los del otro dando un suave tirón para soltarlo luego. Si mordisqueamos, se ha de hacer con sumo cuidado para no causar ningún daño.

Amor y sexualidad: el arte de besar con placer

Besos y más besos: el arte de besar con placer

El beso es el tráiler de la película que vendrá después, decía el comienzo de este artículo de Glamour para el cuál me entrevistaron sobre una práctica que muchas parejas abandonan con el paso del tiempo. Este fue el resultado:

¿Cómo puedo aprender a besar mejor?

Como todo en la vida: con práctica. Nadie nace enseñado. Disfruta del aprendizaje, no te agobies pensando que realizas mal ninguna práctica, no tienes que demostrar nada a nadie ni pasar un examen.

¿Qué es claramente un DON´T?

En muchos casos un primer beso ha servido para descubrir si esa persona es una posible pareja sexual o no. Se produce un complejo intercambio de señales químicas que pueden provocarnos un fuerte y repentino rechazo o intensificar la atracción. Como dice el saber popular, el cuerpo es un buen consejero. Escúchale.

¿Cómo puedo hacer que mi pareja bese mejor?

Pídele con tono encantador que te deje besarle y hazlo como a ti te gustaría que te besara. Después, sugiérele que te haga lo mismo.

¿Dónde puedo besar durante el sexo para excitar a mi pareja?

En cualquier parte mientras veas que él disfruta. Su cuello, sus abdominales, sus tetillas, sus brazos, sus pies... Acariciando con los labios, con besos succionadores o con lametones. Dedícale un minutito a la oreja, que está llena de terminaciones nerviosas, y aprovecha para que escuche tus suspiros. Algunos se lamentan de falta de besos y de relaciones demasiado centradas en los genitales. ¡Sí, ahora se quejan ellos del coitocentrismo!

¿Cómo puedo insinuar que quiero que me besen en una cita?

La intuición será tu guía. Con el juego de miradas de sus labios a sus ojos y otra vez a sus labios, ladeando la cabeza cuando su rostro esté cerca para que vuestras narices no sean un obstáculo, adelantando el mentón para ofrecerle tu boca.

¿Con qué intensidad hay que besar?

Aunque en algún momento arrebatador apetezca un beso fiero y casi doloroso, suelen ser más placenteros los besos lentos y suaves. Besos que se inician tomando con los labios el labio inferior o superior del otro y sorbiéndolo, para acariciar después con la lengua el interior de su boca.

¿Besar con lengua o sin lengua?

Con lengua, pero sin llegar a la campanilla, que las arcadas no molan. La zona más cercana a los labios es la más sensible, donde las caricias de la lengua son más placenteras.

¿Cómo puedo hacer que le apetezca más besarme?

Explícale qué significan para ti los besos: intimidad, confianza, cariño, que te ayudan a vencer tus miedos y el pudor.

Y hasta aquí llegaron las preguntas de Glamour sobre los besos. Más sugerencias en este libro, SEX CONFIDENTIAL, que reúne secretos sobre la vida y las fantasías de las mujeres y de algunos hombres, resuelve algunas dudas y aporta ideas:

descargar Sex Confidential sobre fantasías eróticas

Otros artículos que te pueden interesar:


Comentarios

Lo más visto

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Volver a casa de tus padres después de una separación

La ruptura de la pareja es una de las situaciones más amargas que motivan el regreso a casa de los padres. Y también la más frecuente.

Mirada copulatoria: La mirada del deseo

Miradas de deseo, miradas que derriten, miradas penetrantes… Aparta los ojos del móvil y descubre la mirada copulatoria.