Ir al contenido principal

Del amor a la rabia


En apariencia, han elegido la soledad como compañera, como la mejor aliada, como la única pareja que les garantiza la adorada independencia. Pero... 

Pero es tan difícil serle fiel cuando las alitas del travieso Cupido se acerca a atosigarlas... A veces con la intención de un alegre flirteo, con leves roces, apenas una brisa breve y fresca, como tomarse un respiro antes de regresar de nuevo a los brazos de la soledad que ya comienza a añorarse. Otras, Cupido se transforma en ese dios temido y a su vez esperado, que hundirá la flecha con un movimiento fulminante y furioso. Y ellas, las singles, sólo esperan que en esta ocasión la flecha no venga envenenada.

Si por desgracia el muy hijo de Venus te ha clavado la fórmula química equivocada, arranca esa flecha, limpia bien la herida y ten cuidado. Ten cuidado y no sólo con lanzarte de cabeza a por toneladas de chocolate. Ten cuidado, pues el resentimiento puede ser un amante celoso y cruel, llega con voluntad de tomar posesión de tu vida y de quedarse contigo para siempre. Entonces la soledad se torna en esa prisión de quien sufre síndrome de Estocolmo, en el único refugio donde te sientes segura. Entonces no se acepta la soledad como compañía porque sea una experiencia placentera, sino por miedo a las relaciones. Entonces el pasado agarra el timón de tu vida y renuncias a disfrutar del presente.

No permitas que la rabia te consuma ni juzgues a todos por igual. «¿Sabes cuándo sabrás que lo has superado? Cuando la idea de la venganza te produzca pereza, entonces habrás enviado a tu fantasma al lugar que le corresponde: al pasado inamovible», escribí en La aventura de ser una single. Si te apetece saber más sobre cómo viven las singles de hoy, pincha en esta imagen:

descargar La aventura de ser una single, de Sonsoles Fuentes

Otros artículos sobre la soltería que te pueden interesar:

Comentarios

Lo más visto

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Cómo se tocan las mujeres

Masturbación femenina: cuando el placer te lo regalas tú misma Has leído bien: «se tocan» es la expresión que he elegido esta vez para referirme a la masturbación porque es la que he oído con más frecuencia en películas y series para referirse a la masturbación femenina. Será que suena más sugerente que el tecnicismo «masturbación», sin llegar a sonar ordinaria, no sé. Desde luego, sigue siendo un asunto más tabú que la masturbación masculina, y eso que la practican todas las mujeres que me han escrito relatando sus experiencia sexuales, tengan pareja o no la tengan.
Aquí dejo un ejemplo:
«Y mientras llega el amante ideal no estoy a dos velas —¡precisamente!—, porque mi cuerpo me pertenece y si alguien lo conoce bien soy yo. No tener pareja no forzosamente implica no tener sexualidad. He aprendido a explorar por mí misma el territorio —bueno, aprendí hace tantos años que ni me acuerdo— y con imaginación e ingenio la verdad es que me lo paso en grande. 
Esto es muy íntimo, pero si me g…

Volver a casa de tus padres después de una separación

La ruptura de la pareja es una de las situaciones más amargas que motivan el regreso a casa de los padres. Y también la más frecuente.