Ir al contenido principal

Del amor a la rabia



En apariencia, han elegido la soledad como compañera, como la mejor aliada, como la única pareja que les garantiza la adorada independencia.
Pero es tan difícil serle fiel cuando las alitas del travieso Cupido se acerca a atosigarlas... A veces con la intención de un alegre flirteo, con leves roces, apenas una brisa breve y fresca, como tomarse un respiro antes de regresar de nuevo a los brazos de la soledad que ya comienza a añorarse. Otras, Cupido se transforma en ese dios temido y a su vez esperado, que hundirá la flecha con un movimiento fulminante y furioso. Y ellas, las singles, sólo esperan que en esta ocasión la flecha no venga envenenada.
Si por desgracia el muy hijo de Venus te ha clavado la fórmula química equivocada, arranca esa flecha, limpia bien la herida y ten cuidado. Ten cuidado y no sólo con lanzarte de cabeza a por toneladas de chocolate. Ten cuidado, pues el resentimiento puede ser un amante celoso y cruel, llega con voluntad de tomar posesión de tu vida y de quedarse contigo para siempre. Entonces la soledad se torna en esa prisión de quien sufre síndrome de Estocolmo, en el único refugio donde te sientes segura. Entonces no se acepta la soledad como compañía porque sea una experiencia placentera, sino por miedo a las relaciones. Entonces el pasado agarra el timón de tu vida y renuncias a disfrutar del presente.
No permitas que la rabia te consuma ni juzgues a todos por igual. «¿Sabes cuándo sabrás que lo has superado? Cuando la idea de la venganza te produzca pereza, entonces habrás enviado a tu fantasma al lugar que le corresponde: al pasado inamovible», escribí en La aventura de ser una single. Si te apetece saber más sobre cómo viven las singles de hoy, pincha en esta imagen:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…