Ir al contenido principal

El valor de la imaginación erótica


El afrodisíaco más potente lo puedes preparar tú, en tu imaginación.

Ilustración de Jordi Galeano 

Fantasías sexuales: el valor de la imaginación erótica.

Ni cuerno de rinoceronte, ni ginseng, ni ostras, ni alcohol.

Ni fármacos, ni sortilegios milagrosos. Los mejores afrodisíacos los elaboramos nosotros mismos, en el laboratorio que tenemos entre las dos orejas. Son nuestras fantasías sexuales. Y da igual de qué tipo sean: transgresoras, con gente de nuestro mismo sexo, en situaciones peligrosas, con personas que jamás nos atraerían en la vida real. Todo es posible en nuestra imaginación, a la que podemos dar rienda suelta sin límites ni represiones. 

Las fantasías son excelentes acompañantes en nuestros juegos sexuales, ya sea a solas o en compañía. Nos ayudan a recuperar la excitación, a concentrarnos, a liberarnos del estrés y a intensificar las sensaciones cuando nos disponemos a darnos un respiro en medio de nuestra ajetreada agenda, pues suele ser la ansiedad la principal causante de la disfunción eréctil y del trastorno del deseo inhibido (vamos, lo que toda la vida se ha llamado «dolor de cabeza»). Tenemos menos ganas de sexo si pensamos menos en él. Un estudio sobre fantasías sexuales, realizado en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, demostró que existe «una correlación positiva entre mayor actividad sexual e incremento del grado de fantasía, lo cual es coherente con las teorías del origen y mantenimiento del deseo sexual». 

Pero, ¡cuidado! Un error muy común es confundir una fantasía erótica con un auténtico deseo sexual, motivo por el cual la mayoría de la gente no se atreve a contar las escenas que le excitan, porque si una mujer confiesa que se pone a cien con la imagen de otra mujer practicándole sexo oral, la pueden tomar por lesbiana sin serlo. Y no digamos lo que pueden pensar de ella si contara hasta qué punto se excita con la fantasía de verse forzada. A menudo es la propia persona la que no lo tiene claro, la que no sabe poner límites entre lo imaginado y lo real como estímulo erótico. Algo parece quedar de ese complejo de culpa católico por los malos pensamientos, y también por todo aquello que nos proporciona placer.

Cada cual, en plena madurez y con total responsabilidad de sus actos, tendrá que decidir qué fantasías materializar (y eso implica asimismo no dejarse chantajear emocionalmente por la pareja o el círculo social). 

Las fantasías propias o ajenas son, además, un estímulo de la creatividad efectivo para apartar o solucionar, sobre todo, el problema de la rutina en las relaciones duraderas. De ahí que muchos terapeutas sexuales sugieran la lectura de relatos eróticos en compañía, o los fragmentos que más exciten de libros que recogen testimonios reales, como SEX CONFIDENTIAL. Y mejor aún si se prepara el ambiente con una temperatura, iluminación y música adecuada. 

Lo de desconectar móviles y tablets se da por supuesto, ¿verdad?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…