Ir al contenido principal

La felicidad del macho alfa




Don Draper es el hombre hecho a sí mismo, el tipo que renació entre las cenizas convertido en otro e inició el camino hacia su sueño: ser el macho alfa. Y lo consigue. Es el hombre que todos quieren ser o tener. El valor principal de la compañía de publicidad, el genio creativo que vende felicidad.
Pero no consigue ser feliz.
A lo largo de la serie hemos asistido a sus continuas crisis de identidad, y contemplamos el modo en que logra sobrevivir a ellas, haciendo lo que mejor sabe hacer: crear, idear una nueva campaña publicitaria. Porque uno no es lo que tiene, sino lo que hace. Y se siente bien cuando se dedica a hacer lo que se le da mejor, y de la mejor manera posible. Es entonces cuando Don Draper alcanza el clímax, cuando encuentra el qué, el cómo.
Ya lo dijo Aristóteles —cómo no iba a haber un griego que lo dijera antes—, ese estado de sumo bienestar que llamamos «felicidad» es una actividad. No es un fin que se alcance siendo el más guapo, el que más liga, el que más bienes posee. Se llega a ella realizando esa actividad con la que disfrutamos, aunque consista en vender una felicidad falsa. ¿No es esa la principal tarea de un publicista?
Un rato después de despedirme de ‘Mad Men’, de ver por última vez a su protagonista, me vinieron a la mente unas palabras de Pep Guardiola al recibir la Medalla de Honor del Parlament de Catalunya. Habló del momento en el que se encierra a estudiar al próximo rival al que ha de enfrentarse el equipo, a planificar el próximo partido, del momento en que se da cuenta de cómo plantearlo y de la sensación que experimenta entonces. Es el momento de «joia» (gozo, alegría). «Es una sensación que dura apenas un minuto, un minuto y veinte segundos quizás, pero es lo que da sentido a mi profesión», dijo el entrenador. Así es como entiendo la última imagen de Don Draper, esos segundos en los que el protagonista de ‘Mad Men’ comprende dónde se halla «la chispa de la vida».



Comentarios

Lo más visto

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Mirada copulatoria: La mirada del deseo

Miradas de deseo, miradas que derriten, miradas penetrantes… Aparta los ojos del móvil y descubre la mirada copulatoria.

Fantasías masculinas: Transexuales y cuñadas

Durante estos días, las portadas de la prensa deportiva recogen la sensacionalista información sobre la juerga que se había corrido un ex jugador de baloncesto en un burdel antes de caer inconsciente por una supuesta sobredosis de drogas, alcohol y viagras. Traigo a este blog la trágica noticia porque hay ciertos detalles sobre esa fiesta sexual que los medios pintan como “escabrosos” y que, en realidad, forman parte de las fantasías eróticas de muchos hombres, aunque no se traten de los más recurrentes. El ex jugador había solicitado las prestaciones sexuales de un transexual que, además, se parece físicamente a su ex cuñada. Efectivamente, la figura del transexual es una de las que aparecen en las fantasías sexuales de algunos hombres y, hasta el momento, no la he encontrado entre los testimonios de las señoras. Así lo cuenta uno de ellos: «Una fantasía que tengo a veces, y que realmente no sé si me gustaría llegar a hacer real es la siguiente: salgo una noche y estoy en