Ir al contenido principal

Las dos tontas


Cuando la infancia no es la etapa más feliz... Un relato de bullying.

Las dos tontas: un relato del bullying

Releo Alas negras y chocolate amargo, novela con la que participo en el tercer Concurso de Autores Indie que organizan Amazon y el diario El Mundo, y, como si se tratase de una muñeca matrioska, a veces me encuentro con fragmentos que parecen relatos dentro de la historia que narran las hermanas protagonistas. Comparto aquí este que cuenta Carol.

Las dos tontas: un relato de bullying

 «Cuando era una escolar de unos nueve años tenía una compañera en clase que padecía un leve retraso. Vivía cerca de mi casa y durante un par de semanas —antes no, y no sé por qué— le dio por pegarse a mí a la salida del colegio. Me parecía muy robusta, aunque cualquier niña lo parecía a mi lado. Caminábamos juntas sin apenas decir palabra hasta llegar al cruce de calles en el que se bifurcaban nuestros caminos. El macuto de lona verde militar me golpeaba en los tobillos. Se llevaban por aquel entonces con un asa de tal longitud que, por mucho que hiciera correr la cinta para hacerla más corta, casi tenía que llevarlo a rastras. Me abrazaba a la carpeta y levantaba cuanto podía el hombro derecho. Mi columna vertebral fue víctima de las deformaciones de la moda; tuve que enderezarla después en la piscina, a la que papá me acompañó todas las tardes durante un año. No sirvió de nada. Lo de torcerme la columna, quiero decir. Ni por esas podía decirse que yo fuera una integrada y quedara inmune a los hostigamientos.

Uno de esos días en los que volvía a casa acompañada por aquella niña —qué triste que no recuerde su nombre—, nos siguieron tres crías que ya habían entrado en la competición por el premio a la popularidad.

—Mírala, la tonta con la otra tonta. Dios las cría y ellas se juntan —medio canturreó la que iba de jefa.

Las otras rieron escandalosamente.

Ciega de ira, tomé un casco vacío de cerveza abandonado en el escalón de un portal, me volví y se lo arrojé a la faltona sin acierto. Una señora que andaba a dos pasos detrás de nosotras me regañó. Yo enrojecí, y las otras rieron con más ensañamiento, doblándose y tapándose las bocas con las palmas de las manos.

Un par de días después de aquello, mi compañera de tribulaciones se lanzó a contarme cómo nos hacíamos mujeres.

—Mi madre me ha dicho que nos comienza a salir sangre por ahí.

De mi boca salió un resoplido de carcajada contenida.

—¡Anda ya!

—Que sí, que me lo ha dicho mi madre.

—Pues tu madre es una mentirosa.

La niña no respondió y agachó la cabeza. Encontré a mamá colocando las cortinas del comedor que había acabado de lavar y se lo conté.

—Es verdad, hija, es verdad. Cuando te empieza a venir el periodo es que ya tienes el cuerpo preparado para tener hijos.

No me miraba. Guardó la escalera mientras me decía que no me preocupase, que aún me quedaba tiempo. Unos meses después me anunció que estaba embarazada de ti, Fani. No le pregunté cómo había sucedido porque el misterio me había sido desvelado en diálogos cazados durante los ratos de recreo.

Evité a la niña, aunque me parece que ella también me evitó a mí. Ese curso fue el último que hizo en la escuela. Creo que al siguiente la llevaron a un centro especial. Papá habría valorado esa amistad si lo hubiera sabido, sentía una debilidad por todos aquellos que eran rechazados. Forzarme a evitarla hizo que cayera sobre mí el peso de la culpa y la vergüenza.»

ALAS NEGRAS Y CHOCOLATE AMARGO
, es una novela intimista, de suspense psicológico y secretos familiares que puedes leer haciendo click en esta imagen:
descargar Alas negras y chocolate amargo de Sonsoles Fuentes

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…