Ir al contenido principal

Placeres en el agua


Sexo en la playa, en la piscina, en la bañera, en la ducha, con las temperaturas más altas o con la llegada del otoño. ¿Cómo practicarlo?

artículo de Sonsoles Fuentes sobre el Sexo en el agua, en la playa, en la piscina, en la ducha y en la bañera

Erotismo: Placeres en el agua

«Miraba hacia el estante, donde descansaba una fotografía sin enmarcar. En ella estábamos Julián y yo, en la playa de Badalona, envueltos en la luz de una tarde a punto de acabarse, nuestra hora favorita para sentarnos frente al mar. Ester nos hizo la foto antes de que él se marchara a Suiza, a petición de Julián, para no sentirse solo allá tan lejos, dijo. Y antes de marcharse, me regaló una copia.

La tomé y me fijé en las barquitas que se veían al fondo. Quizás eran las mismas entre las que perdí la virginidad, una semana antes de que Andrés muriese.»

Estas palabras pertenecen a Fani, una de las hermanas protagonistas de mi novela Alas negras y chocolate amargo. Unos días antes de la verbena de San Juan, cuando comienzan las vacaciones escolares y en plena adolescencia, Fani se enamora por primera vez y tiene relaciones sexuales en la playa.

¿Es el verano la mejor estación para el romance? Para quien necesite la relajación que proporcionan las vacaciones, quizás. Otras personas identificarán el enamoramiento con la llegada del otoño, y habrá quien prefiera acurrucarse en brazos del otro cuando arrecia el frío. 

¿Y qué pasa con el sexo en verano, tenemos más encuentros? No existe ningún estudio que demuestre que en estas fechas aumente la frecuencia de las relaciones sexuales, aunque tenemos más tiempo para disfrutar del sexo y la noche se vive de otra manera. Además, llevamos menos ropa y exhibimos más nuestra piel.

Cuando las horas de sol se han marchado, la playa es un buen escondite para los amantes veraniegos, y también son fechas en las que apetece conocer los placeres en el agua, fantasías sexuales muy recurrentes de hombres y mujeres. ¿Te apetece conocerlos? Antes de elegir dónde vais a dejaros llevar por la pasión en el agua, ten en cuenta las ventajas e inconvenientes de llevar esas fantasías sexuales a la práctica en cada contexto y toma precauciones:

En la piscina 

Si cuentas con una privada y aclimatada, genial. Gracias a la flotación los cuerpos se vuelven ligeros y son manejados con facilidad. Se puede hacer el amor en posiciones de acróbata y con la posibilidad de agarrarse a los bordes o a las barandillas de las escaleras para no perder el equilibrio. Pero hay que tener especial cuidado con las irritaciones que el cloro pueda producir en el aparato genital femenino.

En la bañera 

Mucho más íntimo, lejos de las miradas ajenas de los lugares públicos. En el baño son los amantes quienes eligen la temperatura del agua y crean el ambiente adecuado según sus preferencias. Si además se coloca cerca una cubitera, se puede jugar con el contraste de la temperatura del hielo. Prueba a meterte en ella con una camiseta blanca que transparente los pechos.

En la ducha 

Es el lugar donde se puede experimentar la penetración mientras os enjabonáis y estimuláis con el agua, siempre que tengáis una altura similar. ¿Una sugerencia? Si la instalación lo permite y hay complicidad en la pareja, probad a atar las manos de uno de vosotros al caño para hacer realidad otra de nuestras fantasías frecuentes. Tanto si es la ducha el escenario elegido o si lo es la bañera, es casi imprescindible colocar una alfombrilla antideslizante para evitar un accidente.

En la playa 

La naturaleza proporciona una escenografía romántica que permite escapar de la rutina, gran amenaza de toda relación sexual, gracias a la novedad de un escenario diferente al cotidiano, que despierta la voluptuosidad. Aunque hay quienes opinan que no es lo más cómodo del mundo, para muchos resulta excitante hacerlo en la orilla del mar y dejar que la marejada nos acaricie, para deleitarnos después con un baño que entone la musculatura.

descargar libro Sex Confidential sobre fantasías eróticas

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿De quién nos enamoramos?

Mi madre me dijo una vez que estaba muy enamorada de Gregory Peck. Y se casó con mi padre.

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

La irresistible atracción de los malos

Ella no pudo resistirse, no porque ellos usaran la fuerza o porque fuese presa del terror, qué va. Aquellos tipos estaban tan buenorros, que para cualquier mujer eran de un atractivo irresistible.