Ir al contenido principal

Alison, otra chica mala


Infiel para dejar de sufrir

Escribo esta entrada cuando acabo de ver el capítulo 7 de ‘The affair’, una serie en la que un hombre y una mujer son interrogados por separado sobre un crimen. El espectador no sabe bien de qué crimen se trata, porque es lo de menos. Lo que realmente importa es que ese hombre y esa mujer han sido infieles a sus respectivas parejas y que cada cual lo explica de un modo tan diferente que a veces parecen no haber compartido la misma historia, el mismo ‘affair’. 

Él, Noah, y ella, Alison, cuentan la historia de infidelidad como cada cual la recuerda o necesita recordarla, quizás para liberarse de la culpa, y puede que ninguno mienta, sino que es así como la han vivido o como ha quedado registrada en su memoria.

De algún modo, la pasión es una vía en la que ambos logran canalizar el sufrimiento (Alison ha perdido a su hijo), la angustia y la frustración (él lleva cada vez peor el estrés al que le someten los cuatro hijos y unos suegros ricos que lo menosprecian y descalifican como padre).

Hasta el capítulo 7, la serie parece dar la razón a aquellos sexólogos que aseguran que, en algunos casos, una infidelidad no tiene por qué suponer la destrucción de la pareja, sino que podría ser el comienzo de su reconstrucción.

Pero el aspecto de la serie que me ha animado a volver a escribir en este blog es el motivo que empuja a este hombre y a esta mujer a ser infieles.


He oído decir a muchas personas que se erigen en jueces que «si uno es infeliz con su pareja debería tener el valor de romper con ella en lugar de engañarla con otra persona». No es tan simple. Argumentos que explican una infidelidad los hay a patadas, quizás tantos como personas infieles (en el libro CHICAS MALAS tuve la oportunidad de recoger unos cuantos testimonios de mujeres infieles). Los protagonistas de ‘The affair’ son infelices, pero no en su relación conyugal, no con sus parejas, sino que las fuentes del sufrimiento son otras. Alison, especialmente ella, necesita mitigar el dolor por la muerte del hijo. Al conocerse, una puerta se abre ante ellos, una puerta por la que escapar, aunque tan solo sea durante unas horas, del tormento.

Quedo a la espera de los próximos capítulos y de que los guionistas no nos decepcionen.

Otros artículo sobre infidelidad que te pueden interesar:

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…