Ir al contenido principal

Gracia gaditana, mi lengua materna

Mi madre hablaba un idioma universal. Fíjate si era universal que hasta unas jovencitas japonesas que conocimos en Roma fueron capaces de comprenderla.

La gracia gaditana, mi lengua materna

«Mírame, hijo. Anda, mírame», eso decía mi madre a mi padre en el instante de la boda que atrapó esta fotografía que ves arriba.

«Y por eso se echaron a reír todos», seguía contando mi madre cuando mirábamos las fotos del álbum.

Esto, así, escrito, no tiene gracia. Lo sé. A no ser que hayas conocido a mi madre. Quien la conoció, al leer esto y mirar esa imagen, sabe que sí la tiene. Porque a mi madre había que oírla para contagiarse del humor, de su humor gaditano. Porque era en el hablar donde estaba el sentido del humor más que en las palabras.

Algunos de los que leéis este blog conocisteis a mi madre, y sé que os habréis sonreído. Sé que en vuestras cabezas habrá sonado esa cantinela. Porque el hablar gaditano es música.

De hecho, si me pongo a recordar, mi madre no tenía mucha gracia contando chistes. Pero te reías de la espontaneidad con que expresaba una opinión y de esa musiquilla con la que entonaba una frase.

Que la gracia de mi madre no estuviera en lo que decía sino en esa melodía convierte mi lengua materna en un idioma universal. Con mi madre te reías aunque fueras una turista japonesa en Roma. Y así quedó demostrado en esta foto que ves debajo de estas líneas.

El hablar de mi madre, la musicalidad gaditana, es una lengua universal

¿Qué hacen dos jovencitas japonesas fotografiándose con mi madre en la Fontana de Trevi?

Mi lengua materna es un idioma universal

Sucedió en la segunda visita que mi marido y yo hicimos a Roma, y nos llevamos a mis padres. 

«Id pensando en qué deseo vais a pedir a la fontana», les decíamos entre las callejuelas, de camino a la plaza.

Nunca olvidaré la sorpresa y admiración en los rostros de mis padres cuando vieron la fontana. Echaron sus monedas, pidieron sus deseos en silencio y nos hicimos fotos. 

Era el año 2007, cuando aún no fotografiábamos con los móviles, pero sí con las cámaras digitales. Y con una de esas pequeñas cámaras se acercaron las chicas de la foto a pedirme que las fotografiara. Posaron juntas tirando sus moneditas. Tomé la foto, y les mostré la pantalla para que comprobarán si les gustaba. Asintieron sonrientes. Y ahí intervino mi madre, que de inglés no decía una palabra y de japonés, ya me dirás tú. Pero ella les hizo un gesto con la manita mientras soltaba un “a ver, a ver”, y dio su bendición: «Muy bien, habéis quedao guapísimas».

Las chicas, que de español no sabían ni papa y del habla andaluz, ya me dirás tú, se miraron sonrientes y preguntaron si podían hacerse una foto con mi madre. Y mientras yo las fotografiaba, mi cuñado Ángel, que también nos acompañaba, tomó la instantánea que publico aquí. 

Dos meses después, cuando salí de hacerme una prueba médica y la doctora dijo que no tenía nada grave, mi madre me confesó que fue eso lo que pidió al espíritu o lo que sea que otorga los deseos al arrojar la moneda a la Fontana de Trevi.

La lengua gaditana es así. El drama y la comedia van siempre de la mano.

Ríes y lloras en la lengua de tu madre

Lo dice un estudio de la Universidad de Wurzburg (Alemania): un bebé de Francia no llora igual que un bebé alemán. 

Para llegar a esta conclusión, el equipo dirigido por Kathleen Wermke registró y analizó los llantos de 60 recién nacidos sanos, 30 nacidos en familias de habla francesa y 30 en familias de habla alemana, cuando tenían entre tres y cinco días. 

La investigación reveló que existían claras diferencias ente las melodías del llanto de los recién nacidos según cuál era su lengua materna. En concreto, los recién nacidos franceses tienden a llorar con un perfil melódico ascendente mientras que los alemanes parecen preferir uno descendente en su llanto. Estos patrones melódicos son coherentes con las diferencias características entre los dos idiomas. 

¿Y por qué materno y no paterno? Supongo que imaginas el motivo: porque los bebés captan la melodía del habla de la madre durante el tiempo que están en el vientre. 

La doctora Wermke cree que imitar el habla de la madre es una manera que tienen los bebés de fomentar los lazos afectivos con ella, porque, ya desde los meses de embarazo, perciben el contenido emocional de los mensajes que la madre les envía mediante la entonación.

Durante sus primeros meses de vida, Martí se asustaba y lloraba al escuchar la carcajada de la madre. Ahora que acaba de cumplir dos añitos, suelta las mismas carcajadas escandalosas que ella. 

Y, a veces, también cuando yo quiero soltar algo con gracia, en la línea del sentido del humor de mi madre, me sale el acento de mi Cádiz que creía haber perdido, como si se abriera una rendija por la que asomara la belleza de mi tierra. Una melodía que forma parte de mi identidad, aunque no sea lo que me define, porque lo que me define es mucho más complejo. 

Pero, por más universal que sea el habla gaditano, no todo el mundo lo entiende. 

Y hay que tener gracia, y hay que ser gracioso, pero no un malaje

No todos los que conocieron a mi madre supieron reír con sus gracias. Porque para entender y pillar el buen sentido del humor hay que tener dos cosas: inteligencia y respeto. 

Inteligencia para apreciar la riqueza y el valor incalculable de nuestras hablas.

Recuerdo el «¿Eing?», con mueca despectiva, de alguna que otra persona al no comprender un comentario de mi madre, gente convencida de que el habla de mi madre y el andaluz, en general, es el castellano mal hablado. Y no es que fuese necesario ser andaluz para entenderla, porque hemos tenido vecinos catalanoparlantes que se partían de risa con ella. 

Con ella. No de ella. 

Y, fíjate tú, que hasta dos chicas japonesas fueron capaces de pillar su gracia.

En cambio, los que no captan esa melodía de mi madre y la gracia gaditana suelen ser los mismos que se divierten mucho riéndose de los demás. Son los que confunden la burla con el humor. Y, como decía aquel tipo de la película Good morning, Vietnam!, «hay que tener gracia, hay que ser gracioso», pero burlarse de los demás jamás tuvo puñetera gracia para el gaditano profundo. 

La burla es cosa de malajes. Malaje, palabra que viene de mal ángel: persona desagradable, que tiene mala sombra. 

El malaje utiliza el supuesto humor de forma hiriente. Y gente malaje no falta ni en Cádiz ni en el resto de Andalucía. Ya lo creo que los hay. Ya sea para reírse de un habla, como los que hacen chistes con voz de gangoso o de tartamudo, como los que sueltan palabras que hacen daño. Es lo que se llama abuso verbal. Y eso no tiene nada que ver con la gracia gaditana.

Tampoco es que los que no aguantamos este tipo de bromas seamos unos pejigueras. La burla es un trato vejatorio, y no tiene nada que ver con la crítica, la ironía o la sátira.

Las críticas con ironía son propias del carnaval gaditano y sus chirigotas. Las burlas y las bromas las hacen, más bien, la gente cargante. O, como diría mi madre, una persona jartible

Un gaditano de verdad es una persona muy seria que, a la hora de reírse, se ríe de sí misma. Para conseguir un gracejo como el de mi madre han sido necesarios muchos siglos de mezcla de todas las razas que poblaron la ciudad, una fusión cultural en vena que no permite imitaciones. 

puedes descargar aquí Alas negras y chocolate amargo, de Sonsoles Fuentes

Otras vivencias personales que he contado por aquí y que a lo mejor te interesan:


Comentarios

Lo más visto

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Volver a casa de tus padres después de una separación

La ruptura de la pareja es una de las situaciones más amargas que motivan el regreso a casa de los padres. Y también la más frecuente.

Sexo en el agua, las fantasías más frescas

Las fantasías sexuales en el agua son de las más recurrentes en las mujeres, ya sea porque las costas de nuestro país nos inspiran, porque el clima acompaña o porque somos muy aseadas.