Ir al contenido principal

La ira: ¿sabes cómo controlarla?

Las dificultades para controlar la ira o la rabia pueden producir enfermedades en la persona iracunda y un profundo malestar en su entorno. Estos son algunos consejos para ponerle freno.

Consejos para controlar la ira o la rabia

La ira: ¿para qué sirve?

«Para envejecer prematuramente y dar de comer a los cirujanos plásticos», responde la psicóloga María José Zoilo.

Mal genio, mal humor, mal carácter. Hay gente que ha integrado la ira en su vida con la excusa de que es algo humano. Alterarse alguna vez o perder los nervios ante una situación determinada es natural, pero no puede servir como justificación para relacionarse con los demás de manera hostil, enfadarse constante e intensamente, ofenderse por cualquier cosa y pagarlo con descargas de agresividad en altas dosis.

Del iracundo se suele comentar que tiene mal carácter, o que tiene “un pronto”. Los que gustan de eufemismos prefieren decir que se trata de alguien “un tanto especial”, y no faltan individuos que los admiran y elogian: «Es que tiene mucha personalidad». Pero la realidad es que suelen ser bastante intratables.

Además de perjudicar nuestras relaciones afectivas, la ira puede provocar úlceras, enfermedades cardíacas, insomnio, cansancio, urticarias, depresiones y otros malestares físicos y psicológicos. María José Zoilo, autora de No te alteres (Grijalbo Mondadori), explica que «las alteraciones no solucionan nada, al contrario, empeoran las situaciones complicadas, pueden bloquear e incapacitarnos para salir de los problemas cuando se trata de conflictos auténticos. Pero, a veces, ni siquiera sabemos distinguir entre problemas y aquellas situaciones que tenemos que aceptar como tales, que no tienen solución y que nos sacan de nuestras casillas injustificadamente».

Consejos para controlar los accesos de ira

La psicóloga sugiere unas cuantas medidas para frenar la rabia y la ira y evitar los berrinches innecesarios: 

Conocer los riesgos a los que se expone quien se deja arrastrar por continuos enfados: perder la salud y la compañía de las buenas amistades, por ejemplo. Una fórmula para conocer los peligros de los berrinches es colocar un dedo en la muñeca o en el cuello para comprobar cómo se acelera el pulso y cuánto tiene que soportar el corazón en esos momentos.

No esperar a que los demás cambien y dulcificar el carácter.

Regresar a la placidez del bebé, que sólo necesita lo básico para ser feliz.

Analizar con frialdad y en un momento de relajación qué es aquello que más alteración causa: ¿Se soluciona con un enfado?

No confundir “respeto” con “temor”, que es, seguramente, lo que sentirán quienes viven con el iracundo. Habría que pensar en la persona que intenta defenderse del enfado y en el disgusto por el que está pasando, en sus sentimientos de culpabilidad.

Ante una situación desesperante en la que nada se puede hacer (un atasco, una sala de espera...), entretenerse haciendo algo útil para tener la sensación de haber aprovechado el tiempo.

Si el enojo tiene lugar en casa o en el trabajo, trucos como lavarse la cara, los dientes, ponerse colonia o peinarse ayudan a rebajar la tensión.

No tomar decisiones en los momentos de descomunales enfados, aunque tampoco debería hacerse en casos de euforia. Probablemente, después llegará el arrepentimiento.

Pero, por encima de todo, no existe mejor remedio contra la furia y las alteraciones cotidianas que encarar la vida con buen humor. Una alegría que relaja, estimula, oxigena y desintoxica. Las personas con buen talante viven mejor y hacen que los de su entorno sonrían a menudo. Esa es una de las terapias más eficaces ante cualquier enfermedad.

(Este artículo vio la luz por primera vez en el Magazine de La Vanguardia)
*Imagen de Wendy Corniquet en Pixabay

descargar novela Alas negras y chocolate amargo de Sonsoles Fuentes

También te puede te puede interesar:

Comentarios

Lo más visto

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Volver a casa de tus padres después de una separación

La ruptura de la pareja es una de las situaciones más amargas que motivan el regreso a casa de los padres. Y también la más frecuente.

Fantasías masculinas: Transexuales y cuñadas

Durante estos días, las portadas de la prensa deportiva recogen la sensacionalista información sobre la juerga que se había corrido un ex jugador de baloncesto en un burdel antes de caer inconsciente por una supuesta sobredosis de drogas, alcohol y viagras. Traigo a este blog la trágica noticia porque hay ciertos detalles sobre esa fiesta sexual que los medios pintan como “escabrosos” y que, en realidad, forman parte de las fantasías eróticas de muchos hombres, aunque no se traten de los más recurrentes. El ex jugador había solicitado las prestaciones sexuales de un transexual que, además, se parece físicamente a su ex cuñada. Efectivamente, la figura del transexual es una de las que aparecen en las fantasías sexuales de algunos hombres y, hasta el momento, no la he encontrado entre los testimonios de las señoras. Así lo cuenta uno de ellos:
«Una fantasía que tengo a veces, y que realmente no sé si me gustaría llegar a hacer real es la siguiente: salgo una noche y estoy en una discotec…