Ir al contenido principal

Sexo veraniego

No existen estudios que demuestren que en verano aumente la frecuencia de nuestras relaciones sexuales, y menos con olas de calor como la que sufrimos este año, durante la que hay que pensárselo un poco antes de arrimarse a otras pieles. Sin embargo, en verano hay más tiempo para disfrutar del sexo y, además, la noche se vive de otra manera, y surgen oportunidades de cumplir la fantasía erótica de hacer el amor bajo un manto de estrellas, ya sea sobre la hierba o en el balcón de un apartamento de vacaciones. 

Ilustración de Aype Beven
El uso de menos ropa en la playa y las transparencias también ayudan a activar el deseo sexual. Las fantasías relacionadas con la playa son de las más recurrentes tanto en la imaginación de las mujeres como de los hombres. No es de extrañar, puesto que vivimos en un país con clima mediterráneo y mucha costa, lo que permite exhibir nuestras carnes y jugar en el agua. Es una fantasía erótica que suele ponerse en práctica más de lo que creemos. ¿Quieres saber más sobre nuestras fantasías sexuales? En este libro.

Comentarios

Lo más visto

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Cómo se tocan las mujeres

Masturbación femenina: cuando el placer te lo regalas tú misma Has leído bien: «se tocan» es la expresión que he elegido esta vez para referirme a la masturbación porque es la que he oído con más frecuencia en películas y series para referirse a la masturbación femenina. Será que suena más sugerente que el tecnicismo «masturbación», sin llegar a sonar ordinaria, no sé. Desde luego, sigue siendo un asunto más tabú que la masturbación masculina, y eso que la practican todas las mujeres que me han escrito relatando sus experiencia sexuales, tengan pareja o no la tengan.
Aquí dejo un ejemplo:
«Y mientras llega el amante ideal no estoy a dos velas —¡precisamente!—, porque mi cuerpo me pertenece y si alguien lo conoce bien soy yo. No tener pareja no forzosamente implica no tener sexualidad. He aprendido a explorar por mí misma el territorio —bueno, aprendí hace tantos años que ni me acuerdo— y con imaginación e ingenio la verdad es que me lo paso en grande. 
Esto es muy íntimo, pero si me g…

Volver a casa de tus padres después de una separación

La ruptura de la pareja es una de las situaciones más amargas que motivan el regreso a casa de los padres. Y también la más frecuente.