Ir al contenido principal

Sentirse deseada

Recién oído en el mercadillo:



"El marido de mi vecina el chumino no me lo ha visto, pero el color de la braga sí sabe cómo es".

¿Ves, cariño, qué bien hicimos en comprarnos la secadora?


Lo he escrito esta mañana en el muro de facebook.

Si de algo puede presumir una es de salir siempre de casa con la caña dispuesta a pescar retales de realidad.

Después del delicioso ejercicio de echarse unas risas en la red social, me he dedicado a la cocina, porque el reloj así lo ordenaba. Y allí, como en la ducha, siempre se me dispara la imaginación (lugares muy bien indicados, ambos, para inspirarse y sufrir accidentes domésticos). Me he puesto a pensar en la autora de la frase, casi tan entrada en años de matrimonio como en los de la vida. La imaginé recién llegada de la peluquería, con el corte de pelo y el tinte retocados. Apenas un ligero cambio, y aun así, esperaba que el marido se detuviera a mirarla. 

¡Qué demonios! También ella se olvidó de mirarlo antes de que los hijos los dejaran solos de nuevo.

Abandona el bolso y la rebeca de punto sobre la cama, se pone las zapatillas (nunca ha sabido estar en casa con zapatos, aunque no sean de tacón), y se va a la galería. La lavadora con ropa delicada ha terminado de centrifugar. Tender la ropa, esa ropa, es una de sus actividades favoritas. Aprendió a hacerlo con esmero siendo adolescente. Ahora sale al patio de luz y cuelga en la primera cuerda las braguitas de algodón de cuello alto, las de tejido que no irritan la piel más íntima, procurando esconderlas tras los pijamas y los camisones. Pero en la última cuerda del tendedero, donde las prendas quedan expuestas a los ojos de los vecinos, sujeta con pinzas el delicado conjunto de blonda en tono gris perla. Y suspira hondo. Quizás el marido de la vecina está a punto de salir a la ventanita a fumar el cigarrillo. Puede que la haya visto tras el visillo, que se haya quedado a la espera de que termine, observándola en la tarea. ¿Quién sabe si el mirón se atreve a imaginarla con las braguitas, el sujetador y un collar de perlas, como se ve ella misma en sus fantasías? ¿Y por qué no?

Imaginarse deseada. ¿Quién puede quitarle eso? Nadie. Nadie puede robarnos nuestras fantasías

Comentarios

Publicar un comentario

Lo más visto

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Mirada copulatoria: La mirada del deseo

Miradas de deseo, miradas que derriten, miradas penetrantes… Aparta los ojos del móvil y descubre la mirada copulatoria.

Fantasías masculinas: Transexuales y cuñadas

Durante estos días, las portadas de la prensa deportiva recogen la sensacionalista información sobre la juerga que se había corrido un ex jugador de baloncesto en un burdel antes de caer inconsciente por una supuesta sobredosis de drogas, alcohol y viagras. Traigo a este blog la trágica noticia porque hay ciertos detalles sobre esa fiesta sexual que los medios pintan como “escabrosos” y que, en realidad, forman parte de las fantasías eróticas de muchos hombres, aunque no se traten de los más recurrentes. El ex jugador había solicitado las prestaciones sexuales de un transexual que, además, se parece físicamente a su ex cuñada. Efectivamente, la figura del transexual es una de las que aparecen en las fantasías sexuales de algunos hombres y, hasta el momento, no la he encontrado entre los testimonios de las señoras. Así lo cuenta uno de ellos: «Una fantasía que tengo a veces, y que realmente no sé si me gustaría llegar a hacer real es la siguiente: salgo una noche y estoy en