Ir al contenido principal

Nadie es adivino

En el sexo, nadie es adivino

«LILA: 
Utiliza el lienzo entero. Empieza por arriba y ve hacia abajo. Trazos suaves, ligeros. ¡Perfecto! ¡Impresionante!

Ahora prueba con trazos más largos. ¡Perfecto! (casi en un desmayo). ¡Oh, Dios, oh, oh!

DEXTER: 
Sabes lo que quieres, ¿verdad?

LILA: 
¿Te ha molestado? A muchos les molesta.

DEXTER: 
No. Los manuales de instrucciones me parecen muy útiles.

LILA: 
Bien. Tu turno. ¿Qué es lo que quieres?»

La escena pertenece a un episodio de la serie Dexter.

Llama la atención la seguridad con que Lila guía al chico, sin dejar de ser sensual y el modo en que él se deja guiar.

Me gustaría entender por qué es tan difícil para la mujeres pedir lo que desean y para muchos hombres, como dice Lila, aceptar algunas instrucciones sin sentirse heridos o inseguros.

Claro que es imposible guiar al otro si ni siquiera tú conoces el territorio. Por ello, el primer paso es explorarse y conocerse. Y el segundo, aprender a pedírselo al otro, en lugar de esperar a que se convierta en adivino. 

La escena es mucho más creíble que la de chico y chica sufren un flechazo y todo sale bien a la primera, sin necesidad de más explicaciones. Y aunque se acerque más a lo que debería ser, no se pierde la magia del momento ni deja de ser excitante y divertido. 

De modo que tomemos nota de Lila. Pregúntate, pregúntale: ¿Qué es lo que quieres?

descargar libro Inteligencia Sexual de Sonsoles Fuentes

Si tienes problemas con la sexualidad en tu relación de pareja, te invito a leer este artículo:

Comentarios

Entradas populares de este blog

El secreto de la inmortalidad

Cuando escribo estas líneas acabo de pasar el primer Día de la Madre sin mi madre. Un día, a partir de ahora, que me hará recordar qué era tener una madre, un día para avivar su recuerdo, y para darme cuenta de que a una madre como ella nunca la pierdes del todo.

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

¿De quién nos enamoramos?

Mi madre me dijo una vez que estaba muy enamorada de Gregory Peck. Y se casó con mi padre.