Ir al contenido principal

Hipatia y el esclavo


El cuerpo rodeado por la serpiente pertenece a la actriz Rachel Weisz. Es una fotografía de James White, una de las obras que se exhiben en el Museo Thyssen desde el día 19 de octubre, en la exposición “Las lágrimas de Eros”. 

Como todo el mundo sabrá a estas alturas, Rachel Weisz es la actriz que protagoniza Ágora, la película de Amenábar, que rescata del olvido la historia de la astrónoma y filósofa Hipatia. 

Nunca he encontrado el erotismo en una serpiente ni en ningún otro animal que se arrastre (más bien me causan pesadillas), aunque reconozco que la foto tiene su punto. En cambio, hay una escena muy cortita en Ágora que conecta con muchas fantasías del imaginario erótico femeninos: Hipatia disfruta de un relajante baño. De pie aguarda su esclavo Davo, secretamente enamorado de ella, con la toalla entre sus brazos. Ella surge de la bañera de mármol y se deja arropar y secar por él. Sensual, ¿eh?

Es mi deber advertir a quien no la haya visto que la película no tiene nada de erótica, salvo alguna pequeña escena como esta. Aviso para que este post no lleve a engaño.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿De quién nos enamoramos?

Mi madre me dijo una vez que estaba muy enamorada de Gregory Peck. Y se casó con mi padre.

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

La irresistible atracción de los malos

Ella no pudo resistirse, no porque ellos usaran la fuerza o porque fuese presa del terror, qué va. Aquellos tipos estaban tan buenorros, que para cualquier mujer eran de un atractivo irresistible.