Ir al contenido principal

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.


Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo:
«Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de mi novio, que se ha servido de consoladores para conseguirlo.»

A menudo basta con unos gemidos... pero hasta eso les cuesta a los más tímidos:

«La imagino cabalgando sobre mí, con los ojos cerrados, entre quejidos y palabras de calentura. La educación que mi esposa y yo hemos recibido hace que me sienta frustrado por no atreverme a hacer este tipo de cosas ni a pedírselas», cuenta un ingeniero agrónomo de 43 años.

Si te da mucho corte, aunque estés deseando utilizar el lenguaje sucio en tus relaciones, puedes comenzar por el escrito, con mensajes calientes que envíes al móvil o por correo electrónico.

También puedes dar el paso al lenguaje hablado por teléfono, ya que al no tenerle delante, el lenguaje verbal y los gestos del rostro del otro no van a suponer un freno para tu lengua.

Acerca tu boca a su oído para que escuche tu respiración agitada, mientras mantenéis relaciones sexuales.

Aumenta el volumen de tus quejidos, gemidos y todos aquellos sonidos que reconocemos como señales de excitación durante el acto sexual.

Escoge los párrafos de un libro que despierten tu deseo (por supuesto que recomiendo las fantasías sexuales de mujeres reales que aparecen en SEX CONFIDENTIAL) o una narración erótica que te guste y léesela en voz alta. Si tienes que inventarte algo, la timidez puede ser un obstáculo para tu inspiración.

Cuando te lances a inventar frases o fantasías que contar al otro, no te preocupes si parece poco original o si suena excesivamente vulgar. Tu amante no pretende que seas Anaïs Nin ni Apollinaire, y lo que le gustará será descubrir que eres capaz de sorprenderle hablándole de una forma que hasta entonces no había escuchado de tu boca.
descargar libro Sex Confidential de Sonsoles Fuentes

Si este juego erótico te interesa puedes leer estos artículos:

Comentarios

Publicar un comentario

Lo más visto

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Cómo se tocan las mujeres

Masturbación femenina: cuando el placer te lo regalas tú misma Has leído bien: «se tocan» es la expresión que he elegido esta vez para referirme a la masturbación porque es la que he oído con más frecuencia en películas y series para referirse a la masturbación femenina. Será que suena más sugerente que el tecnicismo «masturbación», sin llegar a sonar ordinaria, no sé. Desde luego, sigue siendo un asunto más tabú que la masturbación masculina, y eso que la practican todas las mujeres que me han escrito relatando sus experiencia sexuales, tengan pareja o no la tengan.
Aquí dejo un ejemplo:
«Y mientras llega el amante ideal no estoy a dos velas —¡precisamente!—, porque mi cuerpo me pertenece y si alguien lo conoce bien soy yo. No tener pareja no forzosamente implica no tener sexualidad. He aprendido a explorar por mí misma el territorio —bueno, aprendí hace tantos años que ni me acuerdo— y con imaginación e ingenio la verdad es que me lo paso en grande. 
Esto es muy íntimo, pero si me g…

Volver a casa de tus padres después de una separación

La ruptura de la pareja es una de las situaciones más amargas que motivan el regreso a casa de los padres. Y también la más frecuente.