Ir al contenido principal

Como la seda


El título de este post es la razón por la que no he escrito nada en el blog desde hace algo más de un año. Se trata de la primera novela que publico y que saldrá a la calle dentro de unos días.

Sé que no es excusa para otros escritores que, con capacidad productiva más febril que la mía, cuidan sus blogs en vez de dejarlos abandonados como he hecho yo. Pero en mi caso, es lo que hay.

¿De qué va Como la seda? Mi editora Raquel, de Temas de Hoy, pensó en la frase que figura en la portada:

UNA NOVELA SOBRE MUJERES QUE SIEMPRE ESCUCHAN Y HOMBRES QUE NUNCA REACCIONAN

Por la reacción de las mujeres que lo ven, parece que tenía razón, enseguida se sienten identificadas. Pero para aquellas que quieran saber algo más, os invito a visitar el blog http://comolaseda.blogspot.com/

Comentarios

Lo más visto

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Cómo se tocan las mujeres

Masturbación femenina: cuando el placer te lo regalas tú misma Has leído bien: «se tocan» es la expresión que he elegido esta vez para referirme a la masturbación porque es la que he oído con más frecuencia en películas y series para referirse a la masturbación femenina. Será que suena más sugerente que el tecnicismo «masturbación», sin llegar a sonar ordinaria, no sé. Desde luego, sigue siendo un asunto más tabú que la masturbación masculina, y eso que la practican todas las mujeres que me han escrito relatando sus experiencia sexuales, tengan pareja o no la tengan.
Aquí dejo un ejemplo:
«Y mientras llega el amante ideal no estoy a dos velas —¡precisamente!—, porque mi cuerpo me pertenece y si alguien lo conoce bien soy yo. No tener pareja no forzosamente implica no tener sexualidad. He aprendido a explorar por mí misma el territorio —bueno, aprendí hace tantos años que ni me acuerdo— y con imaginación e ingenio la verdad es que me lo paso en grande. 
Esto es muy íntimo, pero si me g…

Volver a casa de tus padres después de una separación

La ruptura de la pareja es una de las situaciones más amargas que motivan el regreso a casa de los padres. Y también la más frecuente.