Ir al contenido principal

Va a ser que soy rarita


He tardado dos años en toparme con un post en el blog de una chica que responde al nombre internauta de Patch, sobre un artículo escrito por mí para la revista Woman, titulado Lesbiana por un día. Dice la chica que le gustó. Menos mal. Sin embargo, cito textualmente: “El problema es que en el artículo poco menos que eres un bicho raro si no te lo has montado con al menos una persona de tu mismo sexo en tu vida”.

Vaya por Dios. Una escribe obras como SEX CONFIDENTIALLo que de verdad nos pone para normalizar las formas de vivir e imaginar la sexualidad de la gente, hombre, no para dar lugar a reacciones a la inversa. Coincidencias de la vida, también una mujer madura me comentó unos días antes de dar con el blog de Patch, que se había quedado pasmada al leer Dímelo al oído y comprobar cuantísimas féminas se excitaban imaginándose con otra mujer.

Bueeeeeno, pues no me queda otra que aclarar el asunto. Una no es rarita por tener determinadas fantasías, ni porque se ponga a mil con los uniformes de los oficiales nazis o con ser forzada por un gorila, ni tampoco es raro o rara quien no se excita con lo que imagina la mayoría. Nada en el sexo es “lo normal” o “lo raro”. Por eso me encantaría que los especialistas en la materia dejaran de usar términos como “parafilia”, que estigmatizan a personas que viven la sexualidad a su manera, aunque se escape de lo convencional.

Comentarios

Publicar un comentario

Lo más visto

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Cómo se tocan las mujeres

Masturbación femenina: cuando el placer te lo regalas tú misma Has leído bien: «se tocan» es la expresión que he elegido esta vez para referirme a la masturbación porque es la que he oído con más frecuencia en películas y series para referirse a la masturbación femenina. Será que suena más sugerente que el tecnicismo «masturbación», sin llegar a sonar ordinaria, no sé. Desde luego, sigue siendo un asunto más tabú que la masturbación masculina, y eso que la practican todas las mujeres que me han escrito relatando sus experiencia sexuales, tengan pareja o no la tengan.
Aquí dejo un ejemplo:
«Y mientras llega el amante ideal no estoy a dos velas —¡precisamente!—, porque mi cuerpo me pertenece y si alguien lo conoce bien soy yo. No tener pareja no forzosamente implica no tener sexualidad. He aprendido a explorar por mí misma el territorio —bueno, aprendí hace tantos años que ni me acuerdo— y con imaginación e ingenio la verdad es que me lo paso en grande. 
Esto es muy íntimo, pero si me g…

Volver a casa de tus padres después de una separación

La ruptura de la pareja es una de las situaciones más amargas que motivan el regreso a casa de los padres. Y también la más frecuente.