Ir al contenido principal

No sólo de sexo viven ellos

Lo conté ayer en un programa de televisión: uno de los aspectos de la sexualidad de los testimonios que he reunido hasta el momento es que entre hombres y mujeres son más las semejanzas que nos unen que las diferencias que nos separan. 

Puede que siempre haya sido así, que sintamos y pensemos de modo similar o que las diferencias dependan de las personas y no de una cuestión de género. O bien, que tras rebelarnos contra los patrones culturales a los que nos han obligado a ajustarnos, hayamos logrados acercarnos los unos a las otras. Así es como los hombres comienzan a degustar unas relaciones sexuales menos centradas en el coito y demandan que haya más tiempo, más creatividad, más imaginación. 

Y, ¡ojo al dato!, la protagonista principal de las fantasías sexuales más recurrentes de los hombres suele ser su propia pareja, incluso cuando se trata del trío. Además, la imaginación erótica de ellos tiende a forjar más escenas románticas que la de las mujeres.

Después de participar en el programa, me encuentro esta mañana con que se ha publicado un estudio del Instituto Kinsey que corrobora esta conclusión: 

En una relación a largo plazo, las demostraciones de afecto, como los abrazos y arrumacos, son tan importantes o más para los hombres que para las mujeres.

La investigación ha sido llevada a cabo entre parejas que llevan una media de 25 años unidas, en cinco países (Estados Unidos, Brasil, España, Alemania y Japón), y demuestra una vez más cómo se equivocan los estereotipos y las creencias erróneas que hemos heredado de la tradición cultural. La directora del estudio, Julia Heiman, ha reconocido su sorpresa al averiguar que los hombres se sienten más felices si en sus relaciones de pareja abundan las carantoñas fuera de la cama y no forman parte únicamente de unos juegos preliminares.

Es más, según otro estudio, no son pocas las parejas cuyos componentes han rebasado la frontera de los 50 años que dicen tener pocas relaciones sexuales y sentirse la mar de felices. Aseguran que con la generosidad, la confianza y el sentido del humor logran conservar la relación con una salud estupenda.

Y en otras parejas son las mujeres las que disfrutan más en la cama después de años de relación. ¿Por qué? Seguramente porque se conocen mejor a sí mismas, su propia sexualidad, porque la pareja ha conseguido entenderse entre las sábanas. Y también porque han dejado atrás el estrés de la crianza de los hijos y otras responsabilidades que desgastan y agotan. O, al menos, que nos obligan a dejar el sexo abandonado.

En un terreno tan sensible como la sexualidad y las relaciones humanas, ningún estudio nos va a revelar verdades absolutas, pero está claro que ha llegado la hora de desmotar mitos y tópicos. 

descargar el ebook Sedúceme otra vez de Sonsoles Fuentes

Comentarios

  1. Felicitarte por como escribes y la forma,las palabras y el sentimiento.
    Sinceramente enhorabuena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más visto

Tríos sexuales: hablan los que lo prueban

El sexo liberal se ha democratizado, eso dicen las parejas que practican juegos sexuales como los tríos. Aquí cuentan sus experiencias. 

Sexo lésbico: consejos para quien quiera probarlo

Tener sexo con otra mujer es una de las fantasías eróticas más recurrentes de las mujeres. Regla básica para llevarla a la práctica: ten cuidado y no hagas daño. Lo que para ti es un juego sexual, una fantasía que quieres cumplir, para la otra mujer puede ser un encuentro en el que implique sus sentimientos.

Cómo se tocan las mujeres

Masturbación femenina: cuando el placer te lo regalas tú misma Has leído bien: «se tocan» es la expresión que he elegido esta vez para referirme a la masturbación porque es la que he oído con más frecuencia en películas y series para referirse a la masturbación femenina. Será que suena más sugerente que el tecnicismo «masturbación», sin llegar a sonar ordinaria, no sé. Desde luego, sigue siendo un asunto más tabú que la masturbación masculina, y eso que la practican todas las mujeres que me han escrito relatando sus experiencia sexuales, tengan pareja o no la tengan.
Aquí dejo un ejemplo:
«Y mientras llega el amante ideal no estoy a dos velas —¡precisamente!—, porque mi cuerpo me pertenece y si alguien lo conoce bien soy yo. No tener pareja no forzosamente implica no tener sexualidad. He aprendido a explorar por mí misma el territorio —bueno, aprendí hace tantos años que ni me acuerdo— y con imaginación e ingenio la verdad es que me lo paso en grande. 
Esto es muy íntimo, pero si me g…

Volver a casa de tus padres después de una separación

La ruptura de la pareja es una de las situaciones más amargas que motivan el regreso a casa de los padres. Y también la más frecuente.