Ir al contenido principal

Sexo, juguetes y polémica


Con motivo de la publicación en este mes de septiembre de Mujeres, juguetes y confidencias, apareció un artículo en El País Semanal hará un par de semanas, en el que la autora, Eva Moreno, explica de qué va el libro. Me lo sé bien porque he tenido el placer de colaborar en esas páginas.
El caso es que a la vuelta de las vacaciones me da por echar un vistazo para ver la repercusión que ha tenido y ésta ha sido la de siempre. El autor de un blog que se confiesa creyente católico ha saltado enseguida con los comentarios que Eva escucha desde que montó su tienda erótica, comentarios de gente que pretende hacer clasificaciones entre el sexo normal y el que no lo es, y en lo que a juguetes eróticos se refiere, entre el sexo natural y el artificial. Es algo que me da risa, como si en el comportamiento humano quedara algo de naturalidad. Los que no quieren artificios deberían comenzar por quedarse como sus madres los trajeron al mundo y vivir en países donde no necesiten más que la propia piel.Por si queréis consultar el artículo, os dejo el enlace. Se titula Ellas también quieren jugar.

Comentarios

  1. Hola!
    Qué interesante ha sido encontrarme con tu blog, te agradezco mucho la instancia.
    Yo, en un tono más humorístico, también tengo un blog que habla de sexo, me encantaría que lo visitaras y que blogs como los nuestros comenzaran a interactuar.

    Saludos desde Chile, F.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

¿De quién nos enamoramos?

Mi madre me dijo una vez que estaba muy enamorada de Gregory Peck. Y se casó con mi padre.

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

La irresistible atracción de los malos

Ella no pudo resistirse, no porque ellos usaran la fuerza o porque fuese presa del terror, qué va. Aquellos tipos estaban tan buenorros, que para cualquier mujer eran de un atractivo irresistible.