Ir al contenido principal

Confidencias en el foro



(Después de la publicación en ebook de EL DIARIO DE SARA, dejo en esta entrada otro de los relatos que compusieron ENCUENTROS EN UNA AGENCIA MATRIMONIAL. Como los anteriores, también está inspirado en la historia real de una pareja que se formó gracias a la agencia SamSara).

Mensaje que originó la charla:

«Me siento sola»

Enviado por solitaria67 el 14 de febrero a las 19:07


Hola a todos:
Escribo a mi familia virtual, que sois todos vosotros porque me siento muy mal. Tengo 34 años y todo el mundo me dice que soy una mujer atractiva, culta e inteligente. Sin embargo, yo tengo la sensación de que nadie se acerca a mí, de que los hombres me rehúyen. Creo que algo raro me ocurre. No consigo encontrar pareja. Estuve casada durante unos años y, después de separarme, he tenido un par de relaciones serias, aunque no han durado mucho tiempo.
Confieso que tengo un terror absurdo al compromiso. Y, por otra parte, me muero de ganas de conocer a un hombre que me quiera, con quien formar una pareja estable.
La promiscuidad no me va. Así que apenas tengo relaciones, porque ni puedo mantener un compromiso con nadie, ni quiero estar con una persona sin tener ese compromiso. ¿Alguien me entiende? Porque yo no puedo, y estoy muy asustada. El tiempo pasa, los años vuelan, la vida huye, y yo me siento cada vez más sola y asustada.
Me gustaría saber si alguno de vosotros se siente así, o se ha sentido de este modo alguna vez. ¿Soy un bicho raro o hay otras personas como yo ahí fuera?
Os pido ayuda y consejo, si podéis dármelo. Gracias anticipadas.

Responder

Respuestas:

«Bienvenida al club»

Enviado por agridulce el 14 de febrero a las 19:40


Hola, solitaria:
Tranqui, porque no eres tan rara. A mí me pasa tres cuartos de lo mismo. Aunque tengo que reconocer que mi vida afectiva es mucho más agitada. Siempre tengo algún lío, pero no me satisface. Cuando estoy con un hombre me entra el canguelo y me vuelvo antipática para no llegar a más. Después, cuando rompemos, me siento triste, porque creo que tengo un problema que me impide enamorarme.
Yo también quisiera tener una pareja estable. Tengo mucha facilidad para ligar, para entablar conversación con gente, pero supongo que no sé intimar.
Puede que se trate del miedo a que nos hagan daño, porque yo también estuve con alguien durante ocho años, y no supe quién era ese hombre realmente hasta que me separé de él. Cuesta asimilar que has vivido con los ojos vendados, y eso hace que te vuelvas desconfiada.
Te explico mi experiencia para que veas que hay más gente como tú. No eres un bicho raro. En cuanto a los consejos, me parece que yo también los necesito, ¿no crees?

Responder

«Gracias agridulce...»

Enviado por solitaria67 el 14 de febrero a las 19:52


Siento mucho lo que te pasa, pero no puedo evitar que me consuele saber que otras personas andan igual que yo.
Pero existe una gran diferencia entre nosotras: al menos, tú lo intentas, te enrollas con alguien y después lo dejas. Pero yo ni siquiera doy ese paso. Es más, huyo de los hombres. Soy antipática de entrada, para que ni se atrevan a hablarme.

Responder


«Hombre al habla»

Enviado por aitor66 el 14 de febrero a las 20:02


Hola solitaria:
Nosotros también somos muy complicados, y comprendo que no sepáis qué hacer. Dices que eres atractiva e inteligente. Pues bien, en primer lugar, muchos hombres juzgan a una mujer por el físico y la rechazan sin conocerla cuando su apariencia no les gusta. Después, dan por sentado que si es guapa, tiene que ser tonta o antipática. Si, encima, también es inteligente, sienten miedo o les fastidia que su novia sea más lista que ellos. Otros temen que si su pareja es tan atractiva, les abandone por cualquiera con facilidad.
Me parece que tú entrarías rápidamente en la categoría de antipática para muchos hombres, porque eres guapa, pero nos evitas, así que mucho me temo que te pueden colgar ese letrero tan espantoso de «mal follada», como se dice por aquí. Y perdón.
Intenta perder ese miedo a hablar con nosotros, o van a creer que eres una creída. Supongo que actúas así para que no te hagan daño, pero ya ves cómo te sientes: muy sola. Normal. Sé natural, y simpática, pero sin pasarte de simpática porque enseguida te cuelgan otro letrero, tan feo como el anterior. Los de mi sexo se confunden con facilidad, pensarán que quieres ligar con todos.
Quiero decir que tienes que seguir tu vida sin preocuparte demasiado por este tema, perdiendo el miedo a hablar con la gente, siendo agradable, lanzándote a entablar conversación con alguien que no conozcas, tanteando el terreno que pisas para averiguar si ese hombre te da palique porque eres simpática o porque quiere sexo. Y el día menos pensado pasarás de ser amiga de alguien a estar enamorada. Ya lo verás. A mí me ha pasado ya un par de veces. Al igual que tú, sufrí por culpa de una relación y sentía pánico de las mujeres, no me atrevía a acercarme a ellas. Después comencé a ser yo de nuevo, a mostrarme simpático. Un día descubrí que tenía una buena amiga, y después noté que me moría de ganas por coincidir con ella en la universidad o donde fuera, que contaba las horas que faltaban para verla. Y se produjo el milagro, sin buscarlo.
Espero que mis palabras te sirvan de algo. Chao.
Responder

«Gracias aitor...»

Enviado por solitaria67 el 14 de febrero a las 20:30


Gracias por tu respuesta. Intentaré seguir tus consejos, pero fíjate cómo actúo que hasta en el gimnasio me he apuntado a las horas en las que sé que no hay hombres.
De todos modos, creo que reconocer que tengo un problema ha sido un gran paso por mi parte.
Un abrazo.
Responder

«Agencias matrimoniales»

Enviado por ruth el 14 de febrero a las 20:34


Hola solitaria:
Qué nick tan triste te has puesto, chica. Te escribo por si mi experiencia personal te sirve de algo.
Yo también salí con un chico durante tres años y fue la relación más larga de mi vida. Después he tenido muchas historias cortas, porque ellos eran incapaces de comprometerse. Al principio parecía que tenían interés en mantener una estabilidad. Pero era pura fachada. Así que me volví desconfiada, como te ha sucedido a ti y a otras personas que responden en esta charla.
La verdad es que tampoco tenía un comportamiento tan extremo como el tuyo. Tengo muchos amigos y amigas, y mi relación con ellos me ha ayudado mucho. Una de mis amigas me convenció para que me apuntara a una agencia matrimonial. Insistió mucho, me decía que alucinaría si descubriera cuántas y qué parejas se han conocido así. Finalmente cedí.
Hace un año que salgo con Mikel. Quedé con él después de varias citas. Conocí a muchos chicos por la agencia, y creo que lo mejor de todo es que, en aquel entonces, yo disfrutaba de mi vida de soltera. Quiero decir que es importante estar bien con una misma y que, después, cuando conoces a alguien que vale la pena, te animas a emparejarte para estar aún mejor. Me parece que eso es lo importante, que aprendas a disfrutar de tu vida actual, de lo contrario te va a atacar la ansiedad y la depresión.
Espero haberte ayudado. Ruth.
Responder

«Gracias por tu interés...»

Enviado por solitaria67 el 14 de febrero a las 20:50


Gracias por tu interés, Ruth, pero yo no me veo en una agencia matrimonial. Te doy la razón en cuanto a sentirme bien conmigo misma. De todos modos, creo que la gente que va a un sitio así debe de estar peor que yo. No lo digo por ti, perdona. Pero imagino que es gente con falta de recursos personales, ¿no?
Responder

«Lugar casposo»

Enviado por cuore el 14 de febrero a las 20:57


Hola. Acabo de entrar en el foro y he leído vuestra charla. Me parece que yo estoy pasando por algo similar a lo tuyo, solitaria, pero Ruth, ¿eso de las agencias matrimoniales no es algo casposo?
Responder

«Para nada»

Enviado por ruth el 14 de febrero a las 21:10


De ningún modo, cuore. Mi amiga tenía razón: te sorprenderías mucho si conocieras a las personas que se apuntan y a las parejas que se han conocido así. Yo tengo 34 años, soy pedagoga, y me considero una persona jovial y divertida, amante de los deportes al aire libre y de pasar buenos ratos con mis amigos. Vivo sola, pero mi casa está siempre llena de gente.
El día que llamó Mikel tenía fiesta en mi piso. Mi perrita se había perdido, y me la trajeron a casa con todo lo necesario para celebrar su reaparición. En medio de aquel jaleo recibí su llamada. Supe que encajábamos porque estuvimos hablando durante una hora larga. Cuando nos conocimos nos gustamos y comenzamos a salir después de un tiempo de quedar como amigos. Decidimos tener calma. Fue así de sencillo, ¿te parece muy diferente de una historia sentimental normal y corriente? ¿Crees que es algo casposo?
Responder

«¿Y cómo es él?»

Enviado por antonia el 14 de febrero a las 21:20


Hola. Tengo una amiga en España que también se ha emparejado a través de una agencia para encontrar pareja. Me gustaría saber algo más sobre los hombres que se apuntan. Aquí, en Chile, también funcionan bien, al parecer. Me gustaría, Ruth, que me contaras algo más de tu novio y de los hombres que conociste. Gracias,
Antonia
Responder

«Hay de todo»

Enviado por ruth el 14 de febrero a las 21:30


En una agencia puedes encontrar lo mismo que hay en la calle, es un reflejo de la sociedad actual. Esa fue mi conclusión. La ventaja es que tienes la seguridad de que esos hombres buscan lo mismo que tú: una estabilidad. Y que no te va a pasar lo que a mí me ocurrió con anterioridad.
Mi pareja es un hombre atractivo, y no lo digo yo únicamente. Está separado y tiene dos hijos. Conocí a otros separados, solteros y algún viudo. Si me hubiera dejado guiar únicamente por su ficha, te diría que no me habría arriesgado a llamarle, porque es ejecutivo en una empresa, tiene unos ingresos bastante altos y señalaba el desorden como única característica que no le gustaba en la pareja. Si buscas a una persona desordenada, aquí me tienes.
Pero, por suerte, los dos estábamos abiertos a dar una oportunidad a los demás y así nos conocimos.
Por supuesto, no hay nada perfecto. A él le gustaría, por ejemplo, que me arreglara más, yo no me desvivo por los trapitos. El día que tuve la primera cita tenía a mis amigas en casa, rebuscando en mis armarios. No sé si querían «vestirme para matar» o qué. Pero te aseguro que no encontraron nada que para ellas fuera adecuado. A mí me gusta llevar tejanos y suéteres cómodos.
Bueno, no sé qué más contar, porque tampoco sé qué quieres saber. Espero vuestras preguntas.
Responder

«Vida urbana»

Enviado por single el 14 de febrero a las 21:39


Hola chicas, porque veo que, a excepción de Aitor, este parece un problema casi exclusivo de las mujeres, y creo que es una visión errónea.
Ruth, por ejemplo, habla de sus anteriores relaciones y dice que los hombres con los que salía eran incapaces de comprometerse. Yo no sé si era mala suerte o que ella misma atraía a tipos así. Lo que sí sé es que somos muchos los treintañeros que vagamos por nuestra ciudad en busca de la media naranja. Con el éxito de personajes como Bridget Jones y las chicas de Sexo en Nueva York, parece que se trate solamente de una preocupación femenina. Pero yo creo que no es así, y que es nuestra vida laboral y urbana la que influye mucho en que este fenómeno se produzca.
Actualmente necesitamos concentrarnos en nuestras carreras profesionales durante muchos años, los mejores, para encontrar una estabilidad en el trabajo, y después te das cuenta de que has dejado mucho en el camino, que te has alejado de tus grupos de amistades, de la familia, a veces, y que te sientes perdido. No sabes por dónde empezar para encontrar a la persona que dará sentido a tu vida.
La ciudad parece ofrecernos muchas oportunidades, pero eso es un espejismo. Necesitamos a alguien que nos introduzca para comenzar el ritual de búsqueda de pareja.
Creedme, chicas, nosotros nos sentimos igual de aislados.
Responder

 

«A Ruth»

Enviado por solitaria67 el 14 de febrero a las 21:40


Hola de nuevo. Dices que tu pareja es separado, y ese es otro de mis miedos. Si conozco a alguien que haya roto con la pareja comienzo a plantearme qué le habrá hecho, si le habrá causado daño, como me lo hicieron a mí. Sé que son prejuicios, pero ¿cómo evitarlos?
Responder

«Para single y solitaria67»

Enviado por ruth el 14 de febrero a las 21:47


Single:
Tienes toda la razón. Por eso tienen tanto éxito los clubes de amistades, las agencias matrimoniales y los contactos por internet.
Puede que los hombres con los que me relacioné anteriormente no fueran los adecuados porque tampoco yo estaba en condiciones de atraer a nadie que quisiera echar raíces. Pero es cierto que en la agencia conocí a unos cuantos, algunos con treinta y tantos y solteros, que habían pasado por lo que tú comentabas.

Solitaria67:
Es natural que te pase esto ante un separado. Quizá tienes que darte tiempo. Ya te lo comentaba antes, que la pareja aparece cuando una se encuentra bien consigo misma, cuando menos lo buscas.
Si me hubiera encontrado en tu situación, no habría salido con Mikel. Él me confesó que su matrimonio iba de mal en peor y que tuvo una historia con otra persona antes de romper. Esto le hizo entender que no podía continuar engañándose. Supongo que con una confidencia como esta, alguien como tú echaría a correr, le rechazaría sin darle una segunda oportunidad. Yo, en cambio, pensé que se la merecía, que nadie puede asegurar que jamás sería infiel, y estoy segura de no haberme equivocado.
Curiosamente, él fue a la agencia animado por una persona que no se atrevió a romper su matrimonio. Mikel asistió a un curso sobre liderazgo, de esos que dan para ejecutivos, y allí conoció y se hizo amigo del profesor. Las clases tomaron derroteros inesperados, indagaban en temas más personales que empresariales y eso le gustó. Imagino que, tras la separación, atravesaba un periodo de reflexión y aquello le iba bien. Su profesor le explicó que su relación conyugal no funcionaba desde hacía tiempo y que una de sus alumnas tenía un negocio de agencias para encontrar pareja donde quizá podría dar con una persona más adecuada. En fin, como ya te he dicho, el profesor no se ha separado, a pesar de que ha tenido ocasión de averiguar cómo lo lleva Mikel. Me parece que fue su conejillo de Indias. Yo creo que hay que ser valiente para dar el paso de la ruptura, y también hay que serlo para explicar lo sucedido con la sinceridad que él lo hizo. Eso es algo que valoro mucho.
Por lo demás, no me puedo quejar de la relación que tengo con sus hijos. Somos buenos amigos.
Responder

«Vivir juntos»

Enviado por agridulce el 14 de febrero a las 22:00


Ruth, si tan bien os va todo, ¿por qué no vivís juntos? Por lo que veo aún no os habéis decidido.
Responder

«Estamos bien»

Enviado por ruth el 14 de febrero a las 22:05


Supongo que todo llegará a su debido tiempo. Ahora estamos bien así. Eso de que sea tan extricto con el orden es algo que me altera un poquitín, pero, por lo demás, pasamos más tiempo juntos que separados. Me parece que la convivencia llegará de forma natural. ¿Qué tal si nos encontramos en el chat?
Responder

«Vale»

Enviado por agridulce el 14 de febrero a las 22:13


De acuerdo.
Una última cosa, solitaria67, si eres de Madrid, en el foro de amistades, hemos formado un grupo que ya se ha reunido alguna vez. En principio, volveremos a vernos el primer domingo de marzo, pero colgaremos la dirección y la hora unos días antes. ¿Por qué no te apuntas?
Responder

 

«OK»

Enviado por solitaria67 el 14 de febrero a las 22:17


Estupendo. Efectivamente, soy de Madrid. Ya me pasaré por el foro para buscar la dirección. Ahora solo me falta valor para acudir a la cita.
Muchas gracias a todos. Realmente, sois una familia más que virtual.
Responder

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿De quién nos enamoramos?

Mi madre me dijo una vez que estaba muy enamorada de Gregory Peck. Y se casó con mi padre.

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

La irresistible atracción de los malos

Ella no pudo resistirse, no porque ellos usaran la fuerza o porque fuese presa del terror, qué va. Aquellos tipos estaban tan buenorros, que para cualquier mujer eran de un atractivo irresistible.