Ir al contenido principal

Sobre mí


Me hice periodista por culpa de Lois Lane. No es algo que ponga en mi currículo. Esto es un blog donde, además de artículos, encontrarás alguna que otra reflexión personal, y aquí me apetecía confesarlo a quien le diera por curiosear. Una ya tiene una edad, y sabe que todos tenemos secretos frikis. 

En realidad, no fue la novia de Superman la única responsable de que me licenciara en periodismo. Me influyeron todos los personajes femeninos del cine clásico que interpretaban a una joven periodista (cine clásico, sí, en blanco y negro; ¿no he dicho que ya tengo una edad?). A mí me horrorizaban esas mujeres que ejemplificaban a la esposa perfecta, a la hija en edad casadera, a la chica en peligro que huía cogidita de la mano del héroe de turno (¿por qué siempre se caía ella?). Cuando yo era niña, las mujeres más independientes de las películas que veía en la salita de casa eran periodistas.

Y la afición a la lectura me empujó a escribir novelas. Yo quería provocar esas emociones que me producían las historias que leía.

Para saber algo más sobre mí puedes consultar estos enlaces:

Y ya puedes visitar mi página de autora en Amazon, haciendo clic en la foto:

fotografía de Sonsoles Fuentes

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

La irresistible atracción de los malos

Ella no pudo resistirse, no porque ellos usaran la fuerza o porque fuese presa del terror, qué va. Aquellos tipos estaban tan buenorros, que para cualquier mujer eran de un atractivo irresistible.

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…