Ir al contenido principal

Y bésame, y bésame, y bésame

Como podéis ver, la revista Glamour me pidió que formara parte de su gabinete de «expertos» (¡glups!) a raíz de la publicación del manual SEX CONFIDENTIAL para responder sobre algunas cuestiones que comienzan por B. Aquí os dejo sus preguntas y mis respuestas sobre los besos.
Amor y sexualidad: el arte de besar con placer

Y bésame, y bésame, y bésame: el arte de besar con placer.

 ¿Cómo puedo aprender a besar mejor?

Como todo en la vida: con práctica. Nadie nace enseñado. Disfruta del aprendizaje, no te agobies pensando que realizas mal ninguna práctica, no tienes que demostrar nada a nadie ni pasar un examen.

¿Qué es claramente un DON´T?

En muchos casos un primer beso ha servido para descubrir si esa persona es una posible pareja sexual o no. Se produce un complejo intercambio de señales químicas que pueden provocarnos un fuerte y repentino rechazo o intensificar la atracción. Como dice el saber popular, el cuerpo es un buen consejero. Escúchale.

¿Cómo puedo hacer que mi pareja bese mejor?

Pídele con tono encantador que te deje besarle y hazlo como a ti te gustaría que te besara. Después, sugiérele que te haga lo mismo.

¿Dónde puedo besar durante el sexo para excitar a mi pareja?

En cualquier parte mientras veas que él disfruta. Su cuello, sus abdominales, sus tetillas, sus brazos, sus pies... Acariciando con los labios, con besos succionadores o con lametones. Dedícale un minutito a la oreja, que está llena de terminaciones nerviosas, y aprovecha para que escuche tus suspiros. Algunos se lamentan de falta de besos y de relaciones demasiado centradas en los genitales. ¡Sí, ahora se quejan ellos del coitocentrismo!

¿Cómo puedo insinuar que quiero que me besen en una cita?

La intuición será tu guía. Con el juego de miradas de sus labios a sus ojos y otra vez a sus labios, ladeando la cabeza cuando su rostro esté cerca para que vuestras narices no sean un obstáculo, adelantando el mentón para ofrecerle tu boca.

¿Con qué intensidad hay que besar?

Aunque en algún momento arrebatador apetezca un beso fiero y casi doloroso, suelen ser más placenteros los besos lentos y suaves. Besos que se inician tomando con los labios el labio inferior o superior del otro y sorbiéndolo, para acariciar después con la lengua el interior de su boca.

¿Con lengua o sin lengua?

Con lengua, pero sin llegar a la campanilla, que las arcadas no molan. La zona más cercana a los labios es la más sensible, donde las caricias de la lengua son más placenteras.

¿Cómo puedo hacer que le apetezca más besarme?

Explícale qué significan para ti los besos: intimidad, confianza, cariño, que te ayudan a vencer tus miedos y el pudor.

Y hasta aquí llegaron las preguntas de Glamour sobre los besos. Más sugerencias en este libro, SEX CONFIDENTIAL, que reúne secretos sobre la vida y las fantasías de las mujeres y de algunos hombres, resuelve algunas dudas y aporta ideas:

descargar Sex Confidential sobre fantasías eróticas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…