Ir al contenido principal

¿Puedes contar tus fantasías eróticas a tu pareja?


artículo sobre ventajas e inconvenientes de explicar las fantasías sexuales a la pareja

Fantasías sexuales: ¿Puedes contárselas?

Solo tú tienes la respuesta. Depende mucho del grado de complicidad, de comunicación y de confianza que exista entre ambos. ¿Suscitarían sus celos si le narraras tus fantasías con alguien del trabajo? 

¿Vuestras relaciones subirían de tono si, mientras te tiene entre sus brazos, le susurraras al oído que te imaginas lamiendo los pezones de otra mujer, mordisqueando el cuello de otro hombre? 

¿Pensaría que sufres alguna patología mental si le cuentas la más transgresora de las fantasías que tienes mientras te masturbas? ¿Le molestaría enterarse de que te masturbas cuando estás a solas o se alegraría? 

Puedes probar leyéndole testimonios de otras mujeres y otros hombres, a ver cuáles son sus reacciones. Y a partir de ahí, decide si admites cuáles coinciden con las tuyas o consideras que no vale la pena arriesgarse y mantienes la boquita cerrada.

Explicar las fantasías sexuales a la pareja

«El escenario es un espacio oscuro, como una cabaña, quizá sucio, pero con detalles ambientales que no soy capaz de apreciar por la penumbra. Solo destacan la puerta de entrada, de madera como el resto, y la mesa de una cocina grande, también de madera. Yo no soy nadie importante, no soy más que un instrumento de placer para mi dueño. Y me siento como tal, a merced de los deseos violentos de alguien mucho mayor que yo a quien no importo, con quien no hablo. Solo habla él. Entra por la puerta y tras desprenderse de la bolsa con sus herramientas de trabajo, viene hacia mí con paso firme. Masculla en tono dominante: “¿Qué has hecho mientras yo no estaba? Seguro que te has portado muy mal... ahora verás... te voy a castigar...” Sin ningún tipo de juego me aplasta contra la mesa y me penetra sin contemplaciones. Lleva una vara en la mano y amenaza con fustigarme por ser muy mala. Lo hace en los pechos mientras me penetra y llega al clímax, y yo no puedo reprimir el placer que siento.» (37, años).

Si deseas conocer otros testimonios de mujeres que cuentan sus fantasías sexuales y explican sus experiencias en SEX CONFIDENTIAL, haz click en esta imagen:


descargar libro Sex Confidential sobre fantasías sexuales

Te puede interesar:


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…