Ir al contenido principal

El placer de lo prohibido


Cuenta el escritor Stendhal en uno de sus relatos que en la Italia del siglo XVI, tomando un helado durante una noche calurosa, una princesa pensó en voz alta: «¡Qué lástima que esto no sea pecado!».
Esa frase me hizo pensar en las parejas swingers, las que viven un modelo de sexo liberal, y en los “permisos” que se dan el uno al otro entre los miembros que las componen. (Bueno, y en ellas y en que si el chocolate no engordara, quizás nos apetecería menos).
El término anglosajón swinging significa movimiento, balanceo... Los adeptos al intercambio de parejas y el sexo en grupo lo han hecho suyo porque entienden que su concepción de las relaciones también es basculante (entre el amor a su pareja y la libertad de gozar sexualmente con otras personas), y  se sienten más móviles que las personas que se mantienen estáticas en sus relaciones de pareja.
Catar otras pieles entre las parejas que practican la sexualidad liberal o abierta no está prohibido siempre que se respeten las condiciones que la pareja se impone, y que pueden ir desde tener una relación con quien cada cual desee hasta que estos encuentros se produzcan siempre en presencia del otro o que se permitan todo tipo de prácticas mientras no haya penetración. El abanico de variantes entre los que se intercambian las parejas es amplísimo.
Sin embargo, hay algo que no se contempla en ningún caso: hacer aquello que traspase el límite que se han marcado, las fronteras de esa libertad sexual.
¿Asegura este modelo de relación que no hay lugar para la infidelidad tal como ellos la interpretan? Pues, NO.
Un observador que preste atención a lo que ocurre en los locales liberales podrá descubrir que hombres y mujeres se intercambian teléfonos a escondidas, y los encuentros sexuales se pueden producir sin que el cónyuge lo sepa, pues llega un momento en que buscan el morbo en el engaño.
Y es que, decididamente, para algunas personas el placer se encuentra en lo prohibido.
(Si quieres saber más sobre la infidelidad femenina haz click sobre la imagen de abajo).



 Chicas malas


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…