Ir al contenido principal

La felicidad del macho alfa




Don Draper es el hombre hecho a sí mismo, el tipo que renació entre las cenizas convertido en otro e inició el camino hacia su sueño: ser el macho alfa. Y lo consigue. Es el hombre que todos quieren ser o tener. El valor principal de la compañía de publicidad, el genio creativo que vende felicidad.
Pero no consigue ser feliz.
A lo largo de la serie hemos asistido a sus continuas crisis de identidad, y contemplamos el modo en que logra sobrevivir a ellas, haciendo lo que mejor sabe hacer: crear, idear una nueva campaña publicitaria. Porque uno no es lo que tiene, sino lo que hace. Y se siente bien cuando se dedica a hacer lo que se le da mejor, y de la mejor manera posible. Es entonces cuando Don Draper alcanza el clímax, cuando encuentra el qué, el cómo.
Ya lo dijo Aristóteles —cómo no iba a haber un griego que lo dijera antes—, ese estado de sumo bienestar que llamamos «felicidad» es una actividad. No es un fin que se alcance siendo el más guapo, el que más liga, el que más bienes posee. Se llega a ella realizando esa actividad con la que disfrutamos, aunque consista en vender una felicidad falsa. ¿No es esa la principal tarea de un publicista?
Un rato después de despedirme de ‘Mad Men’, de ver por última vez a su protagonista, me vinieron a la mente unas palabras de Pep Guardiola al recibir la Medalla de Honor del Parlament de Catalunya. Habló del momento en el que se encierra a estudiar al próximo rival al que ha de enfrentarse el equipo, a planificar el próximo partido, del momento en que se da cuenta de cómo plantearlo y de la sensación que experimenta entonces. Es el momento de «joia» (gozo, alegría). «Es una sensación que dura apenas un minuto, un minuto y veinte segundos quizás, pero es lo que da sentido a mi profesión», dijo el entrenador. Así es como entiendo la última imagen de Don Draper, esos segundos en los que el protagonista de ‘Mad Men’ comprende dónde se halla «la chispa de la vida».



Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…