Ir al contenido principal

Hazlo sin prisas


Me llama el jefe de redacción de una revista femenina: “¿Podrías escribir un artículo sobre el sexo lento?”. Y es que desde que me dio por recopilar las fantasías sexuales que tenemos los humanos de este país, todo dios me pide que hable del temita.
El asunto no es más que la teoría de la “desaceleración” aplicada al arte amatorio. ¿La qué teoría? Sí, lo de vivir con menos prisas, pisar el freno y deshacerse de las tensiones, un concepto creado por los norteamericanos Joe Domínguez y Vicky Robin, que llevan 20 años practicándolo. Si el dinero te quema en las manos (no suele pasar en estos tiempos), vives por encima de tus posibilidades (ha pasado en otros tiempos), compras de forma impulsiva (¿te acuerdas de aquellos tiempos?) y has perdido las ganas de entregarte a las delicias eróticas a causa del estrés (quizás es lo único que no ha cambiado aunque el estrés tenga otras causas), puede que haya llegado la hora de replantearte tu estilo de vida.
https://www.smashwords.com/books/view/724841¿Por dónde empezar? En ciudades metropolitanas como ésta en la que vivo la cosa presenta más dificultades. Hemos crecido sin espacios, apretándonos cada vez más y el roce no siempre hace el cariño. Pero como dice Laura Herrojo, mi profesora de yoga, “la queja nos roba energías que podríamos emplear para encontrar soluciones”. Le hago caso y lanzo la careta de víctima por el retrete. Y ahora vamos a por las estrategias para recuperar la calma:

La búsqueda de un horario flexible, que se acomode a las necesidades personales y familiares sería una posibilidad. No está al alcance de todos, es cierto, pero vale la pena planteárselo. Sin olvidar la filosofía del desarrollo sostenible (hay que cuidar los pocos recursos que tenemos) y mostrar una actitud cívica. El cuidado del entorno también es responsabilidad de cada uno de los que vivimos en él.
¿Más cosas? Aprovechar lo que la ciudad, o mejor aún, nuestro propio barrio nos ofrece para realizar compras o hacer uso de los servicios que necesitamos, en lugar de trasladarnos y perder el tiempo en transportes públicos o transformarnos en el increíble Hulk porque hemos tenido la brillante idea de coger el coche a las seis de la tarde.
Y que no falte el cuidado de nuestro físico, por supuesto. No para parecer top models, no. Me refiero a encontrarse mejor dentro de este cuerpo al que le exigimos demasiado y maltratamos tanto. Valen desde las técnicas orientales (taichí, yoga, meditación…) hasta los ejercicios gimnásticos más rítmicos, pasando por los bailes de salón o estimulantes paseos hasta algún lugar con interés histórico de nuestra ciudad. Cada cual tiene que encontrar sus propias recetas para ganar en calidad de vida… y satisfacción erótica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…