Ir al contenido principal

Lo que de verdad nos pone

Este libro es el fruto de otro trabajo anterior, el de la obra Dímelo al oído, cuya primera edición se publicó en el año 2004 y que recoge los testimonios de 69 mujeres españolas. Mujeres que contaron cuáles eran sus fantasías sexuales, en qué situación sentimental se encontraban, cómo fue su “primera vez”, si se masturban o no, si disfrutan de sus vidas sexuales, los juegos que practican, sus predilecciones como consumidoras del mercado erótico…

La obra tuvo una excelente acogida por parte de lectores y especialistas de la sexualidad humana. Pero nos pidieron más: ¿Y qué pasa con los hombres? ¿Acaso lo sabemos todo de ellos? Los varones españoles también quisieron conocerse mejor, entenderse, descubrir si tenemos una imagen errónea o no de la sexualidad masculina. Por ello recabamos sus testimonios y los de otras mujeres que durante tres años han respondido a nuestras preguntas. Ellos, ellas y sus secretos desvelados son los protagonistas de Lo que de verdad nos pone, porque son ellos quienes nos han enseñado que los mejores afrodisíacos se elaboran en el cerebro.









Autoras: Sonsoles Fuentes y Laura Carrión.
Editorial: Temas de Hoy.

Comentarios

  1. Hola, hola!!! Mi nombre es Arcángel, hace poco que he empezado a leer vustro libro "Lo que de verdad nos pone". Actualmente formo parte del Equipo Sex Code (www.sexcode.es)como Moderador en Relaciones Estables y Relaciones Estables Múltiples.Tengo un blog en el que voy publicando artículos acerca de Personalidad & Relaciones y quería pediros permiso para hacer una crítica del libro e incluirla en el blog. http://arcangelpersonalidadyrelaciones.blogspot.com/ Pasaría a recomendarlo y a daros algún enlace si os viene bien.

    Mi e-mail es quizutdeus@gmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…