Ir al contenido principal

El Papa y 'Dímelo al oído' llegan a Brasil

Erre que erre, siempre con lo mismo, el jefe supremo de la Iglesia Católica visita Brasil para pedir castidad, entre otras asuntos. Que manía tienen los de tradición judeo-cristiana a todo lo que da gustito, y cuánto valor le encuentran al sacrificio y el sufrimiento.

Afortunada y jocosamente se ha producido una coincidencia: Ediouro Publicações acaba de poner en el mercado la edición brasileña de Dímelo al oído. Las mujeres cuentan sus fantasías sexuales. Aunque por el título que le han dado al libro parece otro: Mulheres Confessam. Só o anonimato da Internet poderia permitir tanta sinceridade.

El primer testimonio que aparece en la obra se llama En la iglesia, y pertenece a una mujer de 47 años: "Mi fantasías [...] tiene lugar en la catedral de mi ciudad, en verano, rodeada de las imágenes que me hicieron adorar cuando era pequeña en el colegio, con un hombre de color con un miembro enorme..." En definitiva, un entorno relacionado con la represión y, por ese motivo, resulta mucho más transgresora que si perteneciera a la imaginación de una mujer para la que la sexualidad no tiene un valor pecaminoso.

Los responsables de las editoriales saben que muchas mujeres no se atreven a leer un libro en el metro o en el autobús con una portada atrevida o un título provocativo, y creo que ese es uno de los posibles motivos que han originado el cambio y la desaparición, sobre todo, del concepto “fantasía sexual” en esta edición. Sí, señoras, a pesar de las obscenidades que nuestras mentes calenturientas imaginan —y qué ricas y saludables son—, la sociedad nos exige que nos mostremos recatadas. Con tanto tabú que derribar y con el Papa exigiendo que no escuchemos nuestros impulsos naturales, me temo que psicólogos y terapeutas tienen trabajo para rato. Espero que el libro les ofrezca un poco de ayuda.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las mujeres también echan sus canitas al aire

¿Por qué son infieles las mujeres? ¿Ya no aman a sus maridos? ¿Pueden separar amor y sexo? ¿Qué consecuencias tiene la infidelidad? ¿Hay que confesar el engaño? Con motivo de la publicación en Amazon de Chicas malas. Cuando las infieles son ellas(edición electrónica), rescato este artículo que escribí para la revista Sexologies.

Háblame sucio

Se le arrugaba el ceño a Andreu Buenafuente porque un hombre manifestaba en el testimonio enviado que fantaseaba con imaginar a su propia mujer en el centro de una reunión, desnuda e insultada por todos.

Lo repetiré hasta la saciedad: nunca hay que confundir una fantasía con un deseo real.

Sin embargo, también son muchas las mujeres que fantasean con que sus compañeros sexuales le digan frases picantes mientras están en la cama y hasta que las insulten a veces. Es lo que se denomina en inglés Dirty Talk (Hablar sucio). He aquí un ejemplo: «Me gusta que me llamen «puta» o «zorra» mientras me follan, que me sujeten por la cabeza y me impidan alzar la cara mientras practico una felación, que me peguen (fuerte, pero con moderación) y que me "obliguen" a hacer algo a lo que yo me resisto. También que me venden los ojos y no saber qué sucede a mi alrededor, ser sorprendida. Ah, me gusta la idea de ser penetrada simultáneamente por los dos sitios y lo he realizado, con ayuda de …

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna?

Dicen que el siglo XX fue «el siglo de las mujeres», que fuimos nosotras las protagonistas de la revolución social más profunda, que fueron muchos los beneficios conseguidos y que ahora solo tenemos que consolidarlos. Y yo, como mujer, me pregunto: esas ventajas, ¿dónde están?

Nacer mujer en el siglo XXI, ¿maldición o fortuna? Imagina a un atractivo chico de 19 años que para acudir a una fiesta pide un taxi. De camino al lugar donde va a disfrutar de la noche, el chófer detiene el coche, viola al joven y lo asesina. Las redes sociales se llenan de imágenes de la víctima, la foto en la que lleva la ropa que se puso esa noche fatídica se hace viral. Y entonces, ante la perplejidad de sus seres queridos, la gente se lanza a tuitear mensajes del tipo: «Con esos tejanos tan ajustados que llevaba, ¿qué esperaba que le pasase? ¡Si lo iba buscando!»
Una agresión sexual y un estrangulamiento, una violación justificada porque los pantalones vaqueros le ceñían los glúteos. Sería deleznable, ¿verd…